Evitando zombis mientras busco la Avenida Michigan en Chicago

Resulta que Chicago está bajo el influjo de uno de los inviernos más duros que se recuerdan. Hablo de 35 o 40 grados bajo cero, aunque a estas horas, las siete de la mañana, las temperaturas se han templado algo y andamos sobre los 20 bajo cero. En la tele salen médicos alertando de la muerte por congelación. Rotulos rojos alertan del temporal. Colegios cerrados. Lo más parecido a un telefilme de sábado después del telediario. Así que me enfundo mi camiseta y pantalones de alta montaña y salgo a la calle.

Loop Chicago

Es una imagen recurrente. Te despiertas, bajas las escaleras, abres la puerta, sales a la calle y nada. O mejor dicho, nadie. Camino sólo durante casi una hora por avenidas desiertas. ¿Ha terminado un virus con la humanidad? Cruzo los dedos para que en caso de que aparezcan unos zombies sean los lentos y torpes de “The Walking Dead”. Justo antes de que esté a punto de ocupar un sótano vacío para pasar la próxima glaciación, giro a la izquierda y me topo con la concurrida Avenida Michigan, “la Milla de Oro”. Mi refugio atómico es un Starbucks.

Chicago desierto

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *