Las iglesias no sólo sirven para rezar

Uno piensa que las únicas iglesias que se llenan son las que celebran bodas y bautizos, pero cuando accedemos a la catedral de Saint Vicent, los bancos están llenos de feligreses.

Saint Malo
Unos feligreses no muy recatados, con camiseta, chanclas y pantalones cortos pero feligreses al fin y al cabo, y al menos no tan despelotados como en las playas de las que venimos y que están al otro lado de las murallas que protegen Saint Malo. El caso es que huyendo de un sol que tuesta con saña bíblica, nos hemos colado en la catedral, conocida por sus vidrieras, y lo curioso de la estampa es que son las cuatro y media de la tarde y los bancos están llenos de feligreses. Pero llenos de verdad. Y es raro, porque primero, esto es Francia, el país de los supercampeones en el laicismo, aunque habrá quien diga que esto es Bretaña con su poso más católico, pero en todo caso, sea Francia o Bretaña o ambas, lo que está claro es que  no son horas de rezar, son horas de siestear o hacer el gilipollas como nosotros, de un lado para otro perseguidos por un bochorno que nos ha dejado sin fuerzas. Así que nos sentamos en uno de los huecos libres junto al resto de la parroquia y entonces caemos en la cuenta. Aquí no reza ni Dios (perdón por la expresión, pero si Dios estuviera aquí se estaría tomando una Coca-Cola para refrescarse), las populosas bancadas están ocupadas por turistas sudorosos que chorrean agotamiento en una ciudad donde no hay quien sienta el famoso frescor de las costas de Bretaña. Para que lo entendáis, el único lugar de todo Saint Malo donde los termómetros no revientan por la calima es esta catedral de Saint Vicent en la que el turisteo la ha tomado como sede del refresque. Buff, qué bien se está aquí dentro. Con un vaso de sangría en la mano y los Lemonheads sonando de fondo sería perfecto.

2 thoughts on “Las iglesias no sólo sirven para rezar

  1. Qué curioso. Una iglesia convertida en librería. Me tienes que decir cómo se llama o dónde está por si alguna vez paso por Maastricht.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *