Nápoles, caótica y seductora

Napoli_Rua Catalana

foto de Perrimoon

Los viajes organizados por las agencias pasan de largo de Nápoles. Como mucho, dedican un rato a la ciudad antes de tirar para Sorrento o las ruinas de Pompeya. A las agencias no les gusta Nápoles porque es caótica, sucia, bulliciosa y peligrosa. Y por estas mismas razones debería ser una visita imprescindible.

Lo primero que deberías saber de Nápoles es que las reglas de tráfico son simplemente una declaración de intenciones que nadie tiene intención de cumplir. Un semáforo en rojo es una buena iluminación para Navidades y punto. Cruzar la calle se convierte en un slalom olímpico y cuando vas por la acera las motocicletas te rozan los brazos. Me lo comentaba el otro día un amigo periodista mientras tomábamos unas cañas por el centro de Vitoria: Te lo juro Iker, en Napoles he visto a un ciego en motocicleta con un perro-guía marcándole el camino. Mi colega tiene familia por allí y ha estado en un par de ocasiones. Compartimos impresiones del Quarteri Spagnoli, uno de los barrios más pobres de Italia bajo la influencia de la Camorra. Nos dijeron que no entráramos all, íbamos unos cuantos, pero nos avisaron de que los chorizos obstaculizan la salida de la calle cruzando un par de coches y luego te roban todo lo que llevas encima, pero al final estuvimos paseando por el Quarteri. Y yo también. Calles estrechas, viviendas de una habitación, la ropa tendida en la calle, gente joven sin ocupación aparente, las motos zumbando. En definitiva, la vida en su esencia. Peligrosa pero emocionante. Si vas al sur de Italia, de verdad dedícale aunque sólo sea un día a Nápoles. Las calles muertas de Pompeya son extraordinarias, pero las calles vivas de Nápoles no le andan a la zaga.

10 thoughts on “Nápoles, caótica y seductora

  1. Y la ropa tendida en las puertas de la calle, gente asomada a las ventanas que se abren justo al lado de las puertas, basura en todos sitios… y taxistas que te timan hagas lo que hagas.
    A las cuatro de la mañana, también, gente durmiendo en la rotonda de la estación del tren. Tirados en el suelo en el mes de marzo. Callejeros podría sacar de allí temporadas completas.
    Por cierto, Herculano mucho mejor que Pompeya. Históricamente es similar, pero más pequeño y menos abarrotado. Mis fotos: http://www.flickr.com/photos/atalaya/sets/72157604303708245/with/2376944431/ algunas del barrio español http://www.flickr.com/photos/atalaya/2371952480/in/set-72157604303708245/ y alguna de las historias que puse en mi blog http://atalaya.blogalia.com/historias/56506

  2. El Nápoles que yo recuerdo es el de hace una década, y lo conocí relativamente bien. Viví un año más al sur, en Lecce, y Napoli se convirtió casi en segunda casa. Estuve unas cinco o seis veces en estancias de hasta cuatro días, y llegaba en mi carro, un bien Citroën BX que milagrosamente llegó a Italia. Napoli, en efecto, es una ciudad que se debe conocer y visitar (un viejo dicho italiano reza “Vedi Napoli, e poi muori”), creo yo, pero discrepo con esta fama del tráfico alocado y del caos absoluto. Creo que se habla más de lo que realmente sucede. Esa fue al menos la impresión que yo me llevé de la ciudad.
    Besarkada bat El Salvadorretik.

  3. Sí. Leer los comentarios de JJ y Roberto de esta entrada confirma que Nápoles es una ciudad que deja huella en la mirada del viajero.

    JJ, tus fotos me han traído también buenos recuerdos.

    Roberto, el sureste de Italia es la gran desconocida: Lecce, Taranto… un buen lugar para escaparse. Quizás exagero lo del tráfico pero es la impresión que quedó grabada en mi memoria. Un abrazo también desde Euskadi.

  4. Pues yo le tengo ganas a Nápoles. Estuve con una amiga que vive en Italia “por matrimonio” (jejeje) y cómo no, nos perdimos en Venecia. Llegando a una zona dónde se tendía igual que la foto de JJ. Eva dijo que se lo tenía que decir a su suegro, que siempre se metía con Nápoles y que decía que eran guarros por eso (menos mal que hablamos de ropa tendida)….

    En fin, será mi alma rebelde, pero desde entonces quiero hacer un viaje allí… Y leeros sólo ha hecho que me reafirme en mi deseo.

    Musu

  5. Bueno, un poco por toda Italia, imagino. También lo he visto en Roma, aunque en Turín y Milán, la verdad, no lo recuerdo.
    En todo caso, merece la pena perderse por allí, tomar el teleférico subterráneo, tomar pasteles, visitar el palacio, comer mozzarella…

  6. He estado varias veces en Italia, y el tema del trafico no es para tanto. Si cruzas una calle, los coches paran. No paran si esperas a cruzar, eso es cierto, pero los conductores no van tan rapido. He conducido por la toscana y Napoles en coche, y por Roma en moto, y no es peor que en Barcelona. La sensación es que es mas caotica, pero nada más.

  7. Completamente de acuerdo con lo del tráfico. Del mismo modo que los coches no respetan los semáforos, los peatones tampoco y he visto parar coches en una calle con cuatro carriles para dejar pasar a alguien. Los ciclomotores -motorinos como les llaman allí- están por todas martes y no entienden ni de señales de tráfico ni de policías ni de nada… Y a pesar de todo me pareció una ciudad fascinante, sucia, pobre, caótica, pícara -nos cobraban 200 liras cada vez que queríamos utilizar el ascensor de la pensión en la que nos alojábamos-, peligrosa, pero también hermosa, con ese Mediterráneo tan azul… y, sobre todo, una ciudad con alma.

  8. Creación de links en páginas de temáticas relacionadas a partir
    de la publicación de recensiones, siempre y en todo
    momento incluidas en el coste señalado, en páginas web de exactamente la misma temática temáticas afines
    a la suya.

  9. Siempre suelo tirarme una media hora diaria leyendo este blog, con mi taza de cafe,
    felicidades por este sitio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *