Turismo verde (pero de marihuana) en Amsterdam

The Doors Coffe-Shop

foto de cosmovision

Julio de 2003. Es ya de noche cuando Amaia y yo nos sentamos en la terraza de un coffee shop escondido en la zona de los canales y alejado del jolgorio etílico que se escucha de fondo. Sobra decirlo pero en los coffee shops puedes pillar marihuana o hachís de procedencias diferentes. Hemos pedido unas birras cuando se sientan al lado dos parejas de turistas españoles. Callamos para pasar desapercibidos. Nuestros vecinos rondan los cincuenta tacos y no tienen mucha pinta de darle al fumeque, pero compran una buena bolsa de hierba. Uno de ellos, el que lleva un bigote pasado de moda, es el encargado de liar el porro. Se las da de experto. Miro de reojo y le susurro a Amaia: se está haciendo el peta sólo de marihuana, sin mezclarlo con tabaco. Y no es un peta normal. Es un triturbo. Uno de esos largos. Casi el doble que el OCB normal que se vende en España. Lo encienden y se lo empiezan a pasar. Risas. Y luego más risas. Se preguntan por lo que pensarán sus hijos. Mandan mensajes por el móvil. Vamos que tienen un buen colocón. Nosotros seguimos con nuestras cervezas cuando una de las mujeres se levanta, da dos pasos, se para y cae al suelo como un saco de patatas. Empieza a vomitar y el asunto se empieza a poner serio. Amaia les dice que la pongan de lado para que no fallezca ahogada en su propio vómito como suelen hacer las estrellas de rock. 20 minutos después ya se encuentra mejor y las dos parejas se largan del bar cariacontecidos. Moraleja: no fumes lo que no quieres que tus hijos fumen.

——————–

Primavera de 1993. Tengo 18 años y estoy en Amsterdam. En unos bungalows a las afueras de la ciudad. Estoy de viaje de fin de estudios. Es de noche y ya hemos bebido unas cuantas cervezas. Esta mañana en Amsterdam nos hemos colado en un coffee shop y hemos comprado algo de hachís, lo justo para un par de porros. Como mucho tres. Así que cuando ahora por la noche el profesor que nos acompaña se ha largado a la cama, hemos puesto el hachis en la mesa y estamos intentando hacernos un peta. Sí, intentándolo porque de la docena de compañeros que estamos en el bungalow, ninguno de nosotros ha fumado hachís en su vida. Lo que sale es un pitillo maltrecho que nos vamos pasando poco a poco. Toca a unas cuatro caladas a cada uno. Supuestamente estamos colocados aunque realmente estamos haciendo el gilipollas porque entre los nervios y el poco hachis con el que hemos cargado el cigarro, el mareo que tenemos es más cervecero que otra cosa. El caso es que ya hemos fumado el primer porro de nuestras vidas. Y lo hemos hecho en Amsterdam. De repente se abre la puerta del bungalow, entra una colega que está con otra gente justo al lado y nos salta con que alguien se ha metido una raya de azúcar. La noche avanza e intento ligarme a una amiga pero nada de nada.

——————–

En la actualidad. Decididamente no comprendo lo de irse hasta Amsterdam para ponerse de porros hasta arriba. No es tan divertido como parece y además no tiene sentido. No sé cómo será en el resto del mundo, pero en mi ciudad, en Vitoria-Gasteiz y en el resto de Euskadi, es más fácil comprar hachís que conseguir limones de pica para hacerte un pisco-sour. En fin, que viajar hasta Amsterdam para fumar porros es algo así como irte hasta Suecia para comer huevos fritos.

3 thoughts on “Turismo verde (pero de marihuana) en Amsterdam

  1. Qué recuerdos el viaje de fin de curso a Amsterdam, un clásico entonces. Yo era el “experto” de la cuadrilla entonces y me encargaron a mí todo el tema del fumeteo… y la primera noche perdí la china.

  2. Suenan todas a experiencias frustradas como en las películas de Alfredo Landa. :-)

  3. Si realmente te gusta el turismo verde con un contacto cercano con la naturaleza es muy recomendable el turismo verde, sobre todo para no se vea afectada nuestra economía y sobre todo para aquellas familias con niños, ayudando a que éstos aprendan desde muy pequeños el respeto que se merece la naturaleza.
    Os recomiendo una web para buscar alojamientos rurales, no dispone de muchos alojamientos pero si tiene muy buena calidad, la verdad que me gusta y funciona bien, se llama La Escapada Verde.
    Espero que os sirva,
    Un saludo Raquel.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *