Lo primero que vi cuando llegué a Londres

Cabinas teléfonicas en Londres

El tren que viene del aeropuerto nos ha dejado en la estación de Liverpool Street y todavía nos queda un buen rato en metro hasta llegar al apartamento de Camdem Town. Pero antes de seguir hacia el norte de Londres, salimos fuera de la estación a fumar un cigarro. Es mi primera visión de Londres. Y ésta es la escena: hay un tipo barrigudo pero elegante fumando en pipa y con pinta de ser miembro de la Sociedad Geográfica de Londres, pasa otro con un gorro estilo Sherlock Holmes y se le cruza un bobby con su sombrero con forma de huevo. Es mi primera vez en Londres y todo es demasiado londinense.

Antxeta que está al lado dice:

– Hace años, cuando pisé por primera vez Londres, lo primero que vi al salir de la estación fue a una mujer corriendo en bañador con una toalla bajo el brazo.

Lo suelta y seguimos la conversación como si nada. Son las cosas de Londres. Las situaciones más extravagantes tienen ese aire de normalidad.

Un par de horas después estamos caminando por Camdem Town. Góticas delgadas, yonquis con abrigos militares, sombreros de mapache, un negro diciéndole a una cara llena de piercings “she is lucky in prostitute” o algo así, pelirrojas con hula hoop, pelirrojos con bata, burkas con ojos sonrientes… Esta tarde soy un paleto y giro la cabeza cada veinte metros. Mañana será otra historia. Welcome to London, mate.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *