Viajar a Corea del Norte, el país más extraño del mundo

Por alguna extraña razón, siempre me ha fascinado esa imagen de desierto urbano de las calles de Pyongyang, la capital de Corea del Norte. Hablo de oídas, claro. No he viajado a Corea del Norte, aunque no es imposible. Luego hablaré de ello.

foto tomada del artículo de Público “Una jaula estalinista para 24 millones de personas”

Una imagen. Lo escribe la periodista Georgina Higueras en el reportaje “Corea del Norte: Alerta Roja” que ha publicado en El País Semanal:

Los 24 millones de habitantes de Corea del norte parecen zombies en un mundo irreal. Hay autopistas construidas hace décadas por las que no circula casi ningún coche porque hace tiempo que la gasolina desapareció del mercado y amplias aceras por las que apenas marchan viandantes. Ni tan siquiera corren bicicletas, porque en los tiempos de la abundancia fueron desprestigiadas por Kim Il-sung, el fundador de la República, nombrado Presidente Eterno tras su súbita muerte en 1994.

Por esas carreteras desiertas, sin vehículos, ha viajado Jon Sistiaga. En este vídeo logra zafarse de sus “guías” y graba una de las escenas más extrañas de Corea del Norte: tipos barriendo, sí, barriendo las carreteras.

Antes que Jon Sistiaga, Rosa María Calaf visitó Corea del Norte y emitió el primer reportaje de una televisión española sobre el último reducto estalinista del planeta. El reportaje arranca con una de las imágenes más inquietantes: una sirena despierta a los ciudadanos de Pyongyang a las siete de la mañana. Aunque quizás el retrato más atinado de todos sea el cómic “Pyongyang” de Guy Delisle.

Guy Delisle vivió una temporada en la capital de Corea del Norte. El relato es una sucesión de situaciones estrambóticas, parajes urbanos desérticos, ataques de histeria patriótica y visitas turísticas imposibles.

Siempre hay otras visiones como la de Juan Nogueira López en su crónica escrita en el blog Corea socialista, aunque hay situaciones que siguen resultando extrañas.

A mi llegada a Pyongyang -por fin- me sorprendió la cantidad de personas que se bajaron del tren -alrededor de 300. Pronto se organizaron en filas, mientras los altavoces de la estación comenzaron a emitir música alegre.

Vuelvo a Georgina Higueras ¿Cómo es una noche en Pyongyang?

En las noches de Pyongyang, una ciudad de más de tres millones de habitantes las únicas luces son las de las estrellas. Lo único que funciona son un par de hoteles de decrépito lujo, con casinos y karaokes para entretener a los hombres de negocios chinos.

El turismo a Corea del Norte está muy restringido. Apenas unos pocos miles de turistas pueden cruzar la frontera cada año. Desde España, la agencia Viatges Pujol, organiza las visitas al país. Según informa la propia agencia, no se puede circular libremente por el territorio, ni siquiera se puede salir sólo del hotel. Y no es la única norma:

A su llegada, deberá dejar su teléfono móvil, GPS o cualquier otro dispositivo electrónico en la aduana, no está permitida la entrada de los mismos. A la salida, le serán devueltos.

No está autorizado el libre acceso a Internet. Si podrá llamar por teléfono, sin problema, desde algunos Hoteles, aunque el coste es elevado (1 minuto/4 euros).

Deberá llevar dinero en efectivo (euros preferiblemente) pues el pago con tarjetas de crédito no está permitido.

La vida nocturna es prácticamente inexistente en Corea del Norte, por tanto, ésta queda limitada a las zonas de ocio de los hoteles, un tanto “ peculiares” para nuestra mentalidad occidental pero, desde luego, curiosas.

Corea del Norte es uno de los países más seguros del mundo y los turistas son muy bien acogidos y tratados con gran amabilidad.

La publicidad comercial no existe. En cambio, es constante la presencia de propaganda política y de exaltación de su líder, el fallecido Presidente Kim Il Sung, en sus diversas manifestaciones (desfiles, carteles, música …)

Está permitido realizar todo tipo de fotografías y vídeo excepto en aeropuertos, estaciones de tren, cuarteles militares, a soldados y oficiales del ejército, y en determinados puntos que su guía le indicará.

Los cortes eléctricos suceden sólo muy puntualmente, prácticamente no los notará, pero les aconsejamos que se lleven una pequeña linterna.

Aunque oficialmente en Corea del Norte no están autorizadas las propinas, les sugerimos, si lo consideran oportuno, al finalizar su viaje dar una propina al guía y al chófer que, naturalmente, debe ser proporcional al servicio recibido.

De momento tendré que conformarme con ver Corea desde la distancia.

Corea del Norte

Turistas avistando Corea del Norte desde el lado sur de la frontera.

foto de estebandid

19 thoughts on “Viajar a Corea del Norte, el país más extraño del mundo

  1. Roberto. He releído el reportaje y probablemente tengas razón. Hay mucho de análisis político y muy pocas referencias a la vida cotidiana. Por cierto, muy interesante la crónica que has colgado. Voy a incluir una cita en el post. Gracias.

    JJ. No entran muchas ganas de visitarlo, sobre todo, si te disgustan los tours “organizados”. :-) De todas formas lo tengo difícil para entrar. Siendo periodista, difícil que me den una visa.

  2. Hola,
    me ha gustado mucho el post, sobre el artículo de Georgina Higueras no lo he leído, pero si se duda que ella haya estado en Pyongyang sólo por el hecho de que su artículo tenga mucho análisis político y poco de vida cotidiana os digo una cosa: ¿creéis que es fácil el acceso a la vida cotidiana de un norcoreano por parte de un periodista/escritor extranjero en Corea del Norte? No lo creo, supongo que todo estará muy controlado y que será difícil acceder al ciudadano de a pie, y en el caso de poder llegar a él hay que contar con factores como el miedo a hablar, la barrera idiomática, etc. Además (digo todo esto sin haber leído el artículo, vuelvo a repetirlo) es difícil no convertir un artículo sobre Corea del Norte en un análisis político, no os olvidéis de que Corea del Norte es como una gran prisión desde hace más de 50 años, ¿cómo ser ecuánime o apolítico cuando se escribe sobre una inmensa cárcel?
    Un saludo a todos y reitero lo mucho que me ha gustado el post, muy buen blog este.

  3. Claudia. Lo del reportaje de Georgina Higueras es una intuición, aunque yo siempre he seguido sus reportajes en El País y me parece una gran periodista. Muy bien informada e imprescindible para conocer lo que ocurre en Asia. Y la mención a análisis político no es peyorativa. De hecho, sin el análisis político es difícil entender lo que ocurre en Corea del Norte.
    Me alegro de que te guste el blog. Muchas gracias.

  4. Y por cierto, coincido plenamente con Iván e insisto: “Pyongyang” de Guy Delisle es un cómic delicioso.

  5. Yo también comparto lo que dice Claudia. Es prácticamente indisoluble hacer apreciaciones políticas sobre Corea del Norte. Realmente, poco más se me ocurre que se pueda decir sobre este estado.

    En relación al cómic de Guy Deslile decir que no he leído el de ‘Pyongyang’ pero sí sus ‘Cronicas Birmanas’ y es fabuloso, amén de, intuyo, guardar ciertos paralelismos con los dos países objeto en sus viñetas.

    De hecho, Corea del Norte y Birmania guardan muchas similitudes debido, nuevamente, a los regímenes políticos que en ambos casos rigen ambos estados. En Birmania también hay que andar al loro de lo que fotografías, también hay cortes de luz, también hay que tener cuidado de lo que se habla con tu guía, tampoco te puedes mover con total libertad por según qué sitios… Aún así, cuando estuve en este país del sudeste asiático me pareció fascinante ya que, aunque la influencia política es importante, aún lo es más su cultura y espiritualidad budista, por lo que la gente es todo amor y buen rollo.

    Felicidades por el post, Iker!!

  6. Lucce. Lo mismo digo de Laos (no he estado en Birmania). Un país comunista con muchos problemas económicos, uno de los países más pobres del mundo y sin embargo un país con miles de sonrisas cada día.

  7. Yo también comparto lo que dice Claudia. Es prácticamente indisoluble hacer apreciaciones políticas sobre Corea del Norte. Realmente, poco más se me ocurre que se pueda decir sobre este estado. En relación al cómic de Guy Deslile decir que no he leído el de ‘Pyongyang’ pero sí sus ‘Cronicas Birmanas’ y es fabuloso, amén de, intuyo, guardar ciertos paralelismos con los dos países objeto en sus viñetas. De hecho, Corea del Norte y Birmania guardan muchas similitudes debido, nuevamente, a los regímenes políticos que en ambos casos rigen ambos estados. En Birmania también hay que andar al loro de lo que fotografías, también hay cortes de luz, también hay que tener cuidado de lo que se habla con tu guía, tampoco te puedes mover con total libertad por según qué sitios… Aún así, cuando estuve en este país del sudeste asiático me pareció fascinante ya que, aunque la influencia política es importante, aún lo es más su cultura y espiritualidad budista, por lo que la gente es todo amor y buen rollo. Felicidades por el post, Iker!!

  8. Iker, estoy segura que no vas a tener problemas para visitar Corea del Norte si te lo propones. No creo que te pregunten o investiguen tu profesión real a la hora de emitir el visado y dudo que lo hagan a tu entrada en Corea del Norte. Así que te animo que hables con Viatges Pujol y vayas para allí en cuanto puedas. Sigo impresionada desde el verano pasado y sin descartar un futuro viaje en un par de años.
    Os recomiendo un poco de teatro norcoreano: http://www.youtube.com/watch?v=NrvIM1ENcbA

  9. Ester, ¿estuviste en Corea del Norte el verano pasado? Eso lo tienes que contar en algún blog.

    Cuanto más leo sobre Corea del Norte más ganas me entran de visitar el país. Quizás haya que pasarse por allí.

  10. Jesús Torquemada estuvo en Corea del Norte. Y Mikel Ayestaran también, aunque creo que le expulsaron.
    El reportaje de Jon Sistiaga no tenía ni pies ni cabeza en cuanto a su planteamiento de visita “clandestina”. Escribí esto cuando se emitió:
    blogs.diariovasco.com/index.php?blog=653&p=9512&more=1&c=1&tb=1&pb=1

    Saludos

  11. El Jukebox, lo de Sistiaga que cuentas confirma que el reportaje que merece la pena no perderse es el de Rosa María Calaf.
    Lo de Torquemada y Ayestaran muy interesante. Eso tiene una entrevista.
    Un abrazo.

  12. Sí, el de Sistiaga era interesante en sí mismo porque el país es de traca, pero precisamente por eso no se entendía el empeño del hombre en hacer creer al espectador que había entrado en Corea del Norte poco menos que de tapadillo y sin que nadie supiera que era periodista. Ya sabemos que la tele hace esas cosas, pero en este caso ni siquiera era necesario. El de Calaf no lo he visto.
    Y sí, habría que juntar a Torque y a Ayestaran para que contaran y cruzaran sus respectivas experiencias en Corea del Norte. Mikel estuvo trabajando, mientras que Jesús estuvo de viaje de ‘ocio’, creo. Alguna vez le he escuchado en la radio hacer alguna referencia muy divertida respecto a la visita.

    Otro abrazo para ti

  13. Interesante picoteo de fuentes, gracias. Siempre me ha llamado mucho CN, quizás por el mero hecho de estar tan aislada.

    No me había parado a pensar en lo que llamas “imagen de desierto urbano”, pero sin duda también me seduce, pone los pelos de punta pensarlo. Bonito, extraño y terrible a la vez

  14. Saludos a todos, gracias por la atención hacia Corea del Norte, el acercamiento, el intercambio de ideas y opiniones debe ser la base para el entendimiento entre todos los pueblos de la Tierra. Soy miembro de la KFA España(asociación de amistad con Corea) conozco el país y animo a conocer este país único con verdadera ganas de conocer y aprender. A mí me gusta ese país, pero jamás espero que guste, simplemente que se le conozca y respete. Como referencias lo que uno puede conocer más parecido fueron los estados socialistas de Europa, y más próximos a la RDA que a Yugoslavia por ejemplo.
    Si eres anticomunista, mejor no te gastes más de 3000 euros en un viaje que no entenderás, a menos que sepas escribir porque si es así un libro insultando al país se paga bien, te lo digo porque ya nos intentan comprar a los que conocemos el país.

  15. Pingback: Viajar a Corea del Norte desde España

  16. Pingback: Viajar a Corea del Norte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *