Recorriendo el río Mekong en Laos: de Huay Xai a Luang Prabang

Mekong - pueblo

En medio de ninguna parte. O mejor dicho a medio camino entre Huay Xai Luang Prabang. En Pak Beng, la parada obligada de las barcazas que cruzan este tramo del Mekong en Laos. No es más que una calle rodeada de pensiones, penumbra y cada vez más pensiones en construcción. Estoy un poco borracho. Van 2 cervezas Beerlao de medio litro cada una. Y no llegan a un euro. No tengo hambre. Como lo justo para tomar las pastillas de la malaria. Y parezco el único preocupado en que le piquen los bichos. Debe ser que en EEUU no hay seguridad social que les avise. O que son unos intrépidos. Pero el caso es que la barcaza en la que he llegado hasta aquí va llena de guiris en pantalón corto y tirantes. Como mucho se dan crema de sol y punto. Ni antimosquitos ni profilaxis contra la malaria. Así se conquista el mundo entero: soplándoles una vaina lo que les pueda ocurrir.

A Pak Beng se llega después de un día entero navegando el río Mekong en una barcaza que parte de Huay Xai, la ciudad fronteriza con Tailandia. Es tan fácil como dormir en Chiang Rai, tomar un autobús a Chiang Khong y cruzar el río. Y ya estás en Laos. La frontera de un país comunista puede parecer hermética, pero esto más que el blindado acceso a la República Popular de Laos parece el primer día de un campamento escolar. Los militares no dan el alto, tienes que ir a buscarlos. Antes incluso de tener tu visado ya tienes a tipos encima intentando colocarte en un autobús a Luan Nam Tha. Todavía aturdido (se supone que estoy en Laos ¿y ahora qué?) noto a alguien que se me acerca por la izquierda. Es una enfermera con mascarilla que me toma la temperatura. No problem. Adelante. Hago el papeleo. Los militares están despreocupados. Vamos, tocándose los huevos. Supongo que no se esperan una invasión desde la costa tailandesa. Y luego cambio el dinero y por primera vez en mi vida soy millonario. El cambio es de locos y no se donde meter tanto dinero. Parece que acabo de vender medio kilo de cocaína. Pues sí, ya estoy en Laos.

Lo siguiente es encontrar el embarcadero para tomar una barcaza hasta el corazón de Laos navegando el río Mekong. Hay dos opciones, el speed boat, sales por la mañana y llegas por la tarde a Luang Prabang, o el slow boat que se demora dos días. No os he hablado de Michelle. Con ella he cruzado la frontera. Una canadiense de Quebec con resaca y un año de viaje a sus espaldas. Ella lo tiene claro. ¿Quién quiere pasarse dos días en el bote? Todas las guías recomiendan lo mismo: tomar el slow y parar en Pak Beng. El bote rápido es demasiado peligroso. El Mekong, caudaloso y manso en apariencia, siempre espera con una roca camuflada que te puede mandar al abismo. El caso es que hoy no hay opción, cuando llegamos al embarcadero unos tipos nos cuentan que esta mañana sólo partirán slow boats.

Mekong - barcaza

Mekong - barcaza2

Finalmente salen dos barcazas. La tranquila, la mía. Con gente dormitando o cara reflexiva o de autocomplacencia. La otra, un pachá en motor. Guiris cantando, borrachos, pegando brincos. Se lo están pasando jodidamente bien hasta el punto de que en un momento dado, las dos barcazas han juntado sus panzas, sólo para que les pasemos la cerveza que no hemos bebido. Y ellos cantando con sus pantalones cortos y cara de marines descerebrados. El bote en el que viajo es una especie de barca alargada y yo estoy cerca del timonel. Que en este caso está al frente de la embarcación. Una tabla detrás de él sirve de camastro para cuatro mujeres laosianas y dos polacas. O eso parecen. Yo estoy en las escaleras, sentado, dormitando y leyendo. Una de las laosianas lleva dos bolsones repletos de ropa que intenta vender. La otra es La Presumida. Lleva un lazo rosa y una especie de ratoncillo de diadema. Se maquilla cada dos horas e impresiona con su móvil, aquí en medio del Mekong, un Nokia rosa, como su coleta y el ratoncillo, que nos ameniza el viaje con una especia de pop laosiano. Ella canta tumbada y a ratos come arroz pegajoso con los dedos. A mi lado, una pareja de guiris que lleva 10 meses viajando. Qué envidia. Y todavía quieren cruzar Vietnam, Camboya, Tailandia, Australia y Sudamérica. Están llenos de raspones y no son los únicos. Veo postillas aquí y allá. Y me pregunto que coño pasará en Laos para que los guiris estén todos magullados.

Mekong - capitán

Mekong - laosianas vendiendo

El río Mekong parece parsimonioso. Una balsa de aceite. Quiero decir que no verás unos rápidos en los que los viajeros se jueguen la vida haciendo rafting. Y sin embargo, mientras la barcaza avanza lentamente, el capitán gira para evitar un remolino inofensivo pero que se está tragando un tronco como tres piernas mías. Es traicionero sí el cabrón del rio Mekong. Y marroncete. Supuestamente por las lluvias que caen en esta época, pero no hay que olvidar que en la tradición laosiana todo lo que es mierda se tira al río. Todo. Peladuras, balsas, botellas de plástico…  A los lados, lomas verdes, algunos poblados desperdigados, los poblados pobres con techos de paja, los poblados menos pobres con techos de metal, el humo de la quema de matojos, la barcaza que de repente encalla entre una nube de bambú. Y una mujer se baja. Y su marido esperando en la espesura de un puerto improvisado. El río es el centro de la vida. Las poblaciones miran al río, allí se pesca, los niños se bañan y es el único modo de comunicarse entre regiones cuando las carreteras están enlodazadas.

Mekong - niños bañándose

Mekong - orilla

Mekong - puesto en la orilla

Mekong - barcas

Se me había olvidado John Locke. Sí, John Locke en persona. Un hombre satisfecho consigo mismo. Con una media sonrisa sincera durante todo el viaje. Y con una mochila escasa. Quizás algo de ropa y poco más. El tipo parlotea sobre sus múltiples viajes, pero cuando le hablo de Bolivia gano la mano. No ha estado en el salar de Uyuni. Y eso es imperdonable para un viajero como él. Me habla de ir a una pensión barata en la que estuvo hace 5 años. Pero como en la isla, hay que decidirse entre seguir a Locke o no. Y a mi Locke, que es uno de los personajes que más me gusta de Lost, es de los que menos confianza me inspira. Así que dejo marchar al hombre parecido a Locke. Ya está trepando por el lateral de la barcaza antes de que pongan la rampa para el resto. Él ha venido a Laos para quedarse. Como en Lost.

Así que como decía al principio, estoy en Pak Beng y mañana llegaré a Luang Prabang. En cuanto se ha echado la noche han empezado a ofrecerme opio y marihuana. No, gracias. De momento. Ahora mismo es de noche y estoy sentado escribiendo en una esquina cualquiera. Y se acerca un chaval.

– ¿Por qué no estás sentado en un restaurante?
– Estoy bien –respondo.

Y seguido me ofrece opio. Y marihuana. Y luego habla de “masa”. What is masa? pregunto. Y el tipo simula una melena y empieza a tocarse los pechos. Con lo que además de maría y opio, las putas están en el pack completo de Pak Beng. Cuando rechazo la oferta, el tipo se marcha sin despedirse. Cerca pasan perros con forma de cerdo. Y de repente una multitud sale de las casas. Ha habido un accidente de motocicleta ahí arriba. Para cuando llego ya no hay nada. Vuelvo a mi hostal y a medianoche, los generadores eléctricos se apagan. El calor es asfixiante. Mañana estaré en Luang Prabang.

Mekong - Pak Beng

8 thoughts on “Recorriendo el río Mekong en Laos: de Huay Xai a Luang Prabang

  1. amigo dime si hay una posibilidad de viajar asi, pero con la gente local,
    si sabes como se transportan los laosianos,?? porque escuche que ese ticket es bastante caro , que precio has pagado?
    estoy por entrara laos,
    si tienes algo para recomendarme te lo agradeceria mucho ,
    saludos!!

  2. No recuerdo cuanto me costó el ticket, pero sé que hay autobuses que enlazan con Luan Prabang aunque la situación de las carreteras en esta época puede ser complicada. Un abrazo.

  3. I do not know if it’s just me or if perhaps everyone else encountering issues
    with your site. It seems like some of the written text on your posts are running off the screen. Can someone else
    please comment and let me know if this is happening to them as well?

    This might be a issue with my internet browser because I’ve had this happen previously.

    Thank you

  4. You really make it seem really easy together with your presentation however I in finding this topic
    tto bee really one thing which I feel I would never understand.
    It kind of feels too commplicated and extremely huge for me.

    I’m looking foreward in your next post, I’ll try to get the
    grasp of it!

  5. Hi there! I could have sworn I’ve visited this blog before but after browsing
    through many of the posts I realized it’s new to me. Anyways, I’m certainly pleased I stumbled upon it
    and I’ll be bookmarking it and checking back frequently!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *