Julaca, un pueblo desértico en Uyuni

Paramos en Julaca, aunque no recuerdo por qué. Estamos a unos pocos kilómetros al sur del salar de Uyuni, pero aquí no hay sal. Todo es tierra polvorienta. Tierra en las calles, tierra en las carreteras, en los campos de fútbol, tierra que atraviesa los vagones abandonados y tierra que se levanta cuando sopla el viento. El pueblo, desértico pero no abandonado. Algo en el ambiente sugiere que sus habitantes están dormitando en el interior de las casas de barro o que todavía no han vuelto de trabajar o que están ahí pero no los vemos.

De repente aparecen María y José. Dos niños agarrados de la mano. Nos miran con una mezcla extraña de aburrimiento y curiosidad. El rostro de la resignación del altiplano. Responden con monosílabos. Pasamos un rato con ellos y nos vamos. Y aunque debería recordar la inmensidad del salar de Uyuni, la memoria es tan caprichosa que cuando mi mente viaja a aquel lugar del mundo lo primero que recuerdo es Julaca, el pueblo donde me encontré con María y José.

Julaca vías

Julaca José

Julaca vagones

Julaca helado

Julaca campo de futbol

Julaca vías

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *