Lo que el Gobierno Vasco no cuenta sobre el fracking en Texas

El Gobierno Vasco junto a dos empresas norteamericanas está a punto de iniciar la exploración del gas de pizarra que hay en el subsuelo de Álava. Van a usar el fracking, esa polémica técnica de extracción del gas no convencional que ha sido prohibida en Francia y sobre la que se han aplicado moratorias en varios territorios de Estados Unidos. La polémica sobre el uso de elementos químicos y su peligro ambiental y para la salud humana continúa, pero yo quiero fijarme hoy en otro de los aspectos de la polémica.


Imagen de un pozo de gas en Dallas. Fuente: Irekia

El Gobierno Vasco ha defendido la inocuidad del fracking, entre otras razones, porque los organismos de control de la industria del gas en Texas, donde se originó esta técnica, les han garantizado que no existen problemas. El organismo en cuestión es la Railroad Commission of Texas  y el consejero de Industria y sus más estrechos colaboradores suelen citarlo como un organismo independiente, cuyos mandatarios son designados en unas elecciones y que vela por la seguridad ambiental de los pozos de gas en Texas. De hecho, el lehendakari se reunió con la Railroad Commission of Texas en su famosa visita a Dallas. Esta comisión es la agencia estatal encargada de autorizar y supervisar los pozos de gas en Texas.

¿Pero qué es exactamente la Railroad Commission of Texas? ¿Es ese organismo independiente del que habla el Gobierno Vasco? Solo con investigar durante unas horas en internet, esa imagen idílica se desmorona. De hecho, desde hace al menos un par de años, este organismo está siendo muy cuestionado. Y no lo dicen unos hippys piojosos. Cito a un representante del partido demócrata en Texas, Lon Burham: “Necesitamos cambiar el hecho de que probablemente esta es la agencia más corrupta del estado de Texas”.

Y como dicen los norteamericanos, follow the money. Sigue el dinero. Y es lo que ha hecho una organización de defensa de los consumidores llamada Public Citizen. En un  informe publicado en diciembre de 2010, esta organización detalla los centenares y centenares de miles de dólares que los mandatarios de la Railroad Commission of Texas han recibido de la industria del gas y el petróleo que supuestamente tienen que vigilar. Cito el informe.

En 2010, el 80% de todas las donaciones provenían de la industria, frente al 45% del año 2000. El volumen de las donaciones por parte de la industria del gas se multiplicó casi por 10, de casi 230,000 euros en el año 2000 a 2,1 millones de euros en el año 2010 (…) La cantidad de dinero es inmensa y ese incremento se debe casi completamente a aquellos que tienen intereses económicos en las decisiones que toma la Railroad Commission of Texas.

Siendo políticamente correctos, digamos que existe un claro conflicto ético para quienes gobiernan la dichosa comisión.

Pero la cosa no termina ahí. En julio de 2011 una agencia estatal de Texas (Sunset Advisory Commission), encargada de auditar el trabajo de los diferentes organismos estatales, emitió un informe en el que denunciaba que solo un número muy reducido de las infracciones que cometían las empresas del gas terminaban en una sanción u otro tipo de expediente disciplinario por parte de la Railroad Commission. Cito el informe:

However, the Commission focuses on bringing violators into compliance, with only a very limited percentage of violations resulting in enforcement action or fines, an important aspect for deterring future violations. The Commission also lacks a clear system for pursuing enforcement action that is based on a consistent measure of severity or pattern of repeat offenses.

Por cierto, este informe fue redactado por un grupo de senadores y congresistas del estado de Texas. Tampoco aparecen por aquí los ecologistas radicales.

Si me tuviera que fiar de alguien, yo no me fiaría de la Railroad Commission of Texas. Hoy lo vamos a contar en la Cadena Ser.

ACTUALIZACIÓN 18:50. He llamado al departamento de Industria del Gobierno Vasco para buscar una reacción a esta información y me  comentan que nunca han escuchado que haya habido problemas con las inspecciones de pozos de gas en Texas.  Añaden que quienes van a controlar los pozos de Álava son las instituciones vascas y españolas. Según esta fuente de Industria del Gobierno, nuestra legislación facilita que cualquier tipo de actuación se haga con plenas garantías de seguridad. Esa misma fuente asegura que la Railroad Commisón de Texas les aseguró en el encuentro que mantuvieron en Estados Unidos que en los pozos que controlan nunca se habían producido problemas de contaminación de acuíferos.

7 thoughts on “Lo que el Gobierno Vasco no cuenta sobre el fracking en Texas

  1. Hola Iker.
    A parte de todo, los politicos profesionales, como siempre, demuestran su pocas vistas al futuro.
    En Noruega cuando descubrieron petroleo y gas desarrollaron su propia tecnologia para no depender de las compañias extranjeras, ahora es una fuente de trabajo y beneficios costante para el pais al 100%.
    ¿No sería bueno que ahora se invirtieran recursos para lograr una forma de extraccion mas limpia, desarrollando una tecnologia propia?
    Asi no, dependeriamos de nadie y el beneficio se quedaria aqui.
    Otra cuestion es: ¿Nos va a salir el gas mas barato a los Alaveses? Lo dudo.
    Un abrazo, Fernando Orozco

  2. Pingback: Lo que el Gobierno Vasco no cuenta sobre el fracking en Texas | No al Fracking en Cantabria

  3. En Cantabria también se van a dedicar al fracking, sobre todo en la zona de cabuérniga, una de las más bonitas. Recomiendo a todo el mundo el documental Gasland que trata sobre este tema.

  4. Pingback: Gasa ustiatzeko fracking teknikak zalaparta eragiten segitzen du Araban eta munduan – zuzeu.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>