El Gobierno Vasco mantiene su alianza con las empresas del fracking

La pista nos la dio en la Cadena Ser la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco Arantza Tapia en una respuesta muy breve a mi compañera Eva Domaika.

– En la sociedad no va a haber ningún cambio ¿no?

No, porque sólo vamos a hacer esa exploración.

La sociedad a la que se refiere es la que en su día creó el Gobierno Vasco, a través de la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi (SHESA), con dos empresas norteamericanas para abrir varios pozos en Álava con la polémica técnica del fracking.

Después de escuchar esto me puse en contacto con el departamento de Desarrollo Económico con dos dudas en mente: ¿se mantiene en todos sus términos la sociedad con las empresas del fracking? ¿qué exploraciones van a hacer?

Esta fue la respuesta de un portavoz oficial del departamento:

Se mantiene la sociedad en los términos en los que está. Toda exploración que se haga será mediante esta sociedad, siempre cumpliendo con los estándares medioambientales.

Es decir, pese a cuestionar públicamente el uso del fracking por sus perjuicios ambientales, el Gobierno Vasco ha decidido no tocar su alianza con las empresas del fracking y les encargará la exploración del gas no convencional. Vuelvo a la entrevista de Arantza Tapia en la Cadena Ser:

Un gobierno tiene obligación de saber a qué se está enfrentando, tiene obligación de saber qué existe en su subsuelo. Si hay la más mínima duda de cómo se va a explotar, eso es otro tema, pero tenemos que saber qué es lo que hay. Para eso necesitamos explorar con todas las garantías ambientales, evidentemente, y en eso nos vamos a empeñar, pero tenemos que saber cuánto gas hay y si realmente es explotable en un futuro cercano o quizás lejano, pero lo tenemos que saber. Por tanto, nos vamos a centrar en esa exploración con el máximo de garantías. 

En este punto conviene hacer algo de historia. Según las actas confidenciales de las reuniones entre directivos de SHESA y las empresas del fracking, fue el 27 de abril de 2006, con Ibarretxe en la lehendakaritza, cuando el Gobierno Vasco ofreció a HEYCO (una de las empresas) participar en la exploración del gas no convencional en Euskadi. Después llegó el famoso viaje de Patxi López a Texas y el enorme impulso de los socialistas a la idea inicial del Gobierno del PNV.  Las protestas sociales y el rechazo de algunas instituciones locales obligaron a los partidos a resituarse. El propio Urkullu publicó en plena campaña electoral un post en el que cuestionaba el uso del fracking aunque con algunos matices que ahora comentaremos.

¿Qué es lo que puede ocurrir a partir de ahora?

No parece que vaya a haber algún movimiento de forma inmediata. Aunque la sociedad formada por el Gobierno y las empresas del fracking no ha retirado sus permisos para intentar abrir pozos en Álava y el nuevo ejecutivo apuesta por la exploración, Lakua no contempla fondos en los presupuestos de este año. Por otro lado, ha surgido un nuevo permiso, conocido como SAIA, que llega a Vizcaya y que según el Gobierno no necesitaría del uso del fracking aunque algunos ayuntamientos y plataformas no terminan de creerse la versión oficial.

El caso es que el compromiso de campaña del PNV tiene, como decía antes, varios matices: no a la exploración ni a la explotación “si no garantiza el cumplimiento de la normativa medioambiental y si no respeta los rigurosos estándares de protección de los bienes ambientales, singularmente, de los acuíferos subterráneos y sus zonas de recarga y los espacios de la Red Natura 2000″. En este sentido no hay que perder de vista que el Gobierno de Mariano Rajoy está tramitando un proyecto de ley que pretender dar cobertura legal al fracking en España, lo que abriría un escenario muy diferente para los permisos que hay planteados en Euskadi. Y no olvidemos que para Heyco, una de las empresas aliadas con el Gobierno Vasco, las normativas ambientales en España son “manejables”.

Otro detalle importante. En el Parlamento vasco, PNV y PP han impedido, alegando defectos de forma que no convencen a EH Bildu y PSE, que se tramite una Iniciativa Legislativa Popular para prohibir el fracking en Euskadi.

¿Quiénes son las empresas norteamericanas del fracking?

Sobre Heyco ya conté hace tiempo que es una empresa cuyos mandatarios contribuyen con fondos al partido republicano, que niegan los efectos nocivos de las emisiones de CO2 y que han intentando abrir pozos en zonas protegidas de Nuevo Méjico en Estados Unidos.

3 thoughts on “El Gobierno Vasco mantiene su alianza con las empresas del fracking

  1. Tom you should also do an intiitustonal analysis on the media. What is the media? Who are they? Mega corporations. And who is the customer? It’s not the viewer. If you aren’t paying for it you aren’t the customer. In fact you are the product being sold. The product is audiences. The customer is advertisers. Who are advertisers? In the case of the major media it is mega corporations. So what picture of the world would we expect to emerge from an institution like that? One that serves the interests of the owners and customers.So take Fox News. When their investigative journalists discovered that Bovine Growth Hormone, manufactured by Monsanto, was dangerous, they wanted to serve the journalistic function and report it. Fox News intervened and demanded they modify the story by inserting lies provided by Monsanto lawyers. When the journalists refused they were fired. When they sued Fox News argued in court that lying was a constitutional right. The judge agreed and ruled against the reporters.But it’s not just Fox News. The hype for Saddam’s nuclear program was in the NY Times. Occupy Wall St is a threat to the present power structure, so the movement was almost universally demonized in the early stages. There’s some indication that the Democratic Party is trying to co-opt the movement like the Republicans co-opted the Tea Party, so you’re seeing some positive coverage now. Wikileaks is also a threat to power, so once again that’s been pretty universally demonized. When an enemy of the state, like Iraq, invades a foreign country without UN authorization, the media lets you know that it’s outrageous. When the US does it it’s barely mentioned. People don’t even know how many countries we are at war in at this point. Civilian deaths are outrageous when done by Qaddafie. When Bahrain, Yemen, or Saudi Arabia mows down peaceful protestors, there’s barely a peep. These are US allies going along with US corporate interest so there’s no problem. Qaddafi was not doing the same so his crimes are well known.That’s to be expected based on who owns the media and who they work for. If you work for a corporation you act the same way. Non corporate news would look very different (and it does, watch Democracy Now for one day to see real news.)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *