Sin becas no hay paraíso

Es difícil de comprender el empeño de Wert por ventilarse las becas universitarias en un país con una tradición tan arraigada en conceder becas como España. Hagamos un breve recopilatorio.

Como hecho fundacional de esta costumbre tan sana está la Beca De La Transición, repartida a puñados entre políticos franquistas que se matricularon en Democracia a pesar de tener suspendidas, entre otras, las asignaturas de Derechos Humanos y Libertades Políticas. En aquel momento se trataba de pasar de curso como fuera y no ponerse exigente con cuatro o cinco materias maría que no tenían mayor importancia. Fue lo que en círculos escolares se conoce como un aprobado general.

Quizás hayan escuchado la palabra sobresueldo. Nos encontramos ante un mal uso de la lengua castellana. El término correcto es Beca Para Dignificar La Actividad Política. Hay ejemplos por doquier. Tomemos el caso de Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP catalán. En 2011 cobraba su sueldo de senadora más las dietas parlamentarias, unos ingresos que no le permitían merendar palmeras de chocolate rellenas de nata o comprar el Pronto todas las semanas. Así que el PP concedió a Alicia una beca para que pudiera llegar a fin de mes con cierta holgura:113.633 euros aquel año. Habrá quien no lo entienda y está en su derecho de levantar la voz, pero convendremos todos en que lo que menos necesita una democracia adulta como la nuestra es tener a políticos mendigando a la puerta de los supermercados.

Puedes seguir leyendo el resto del artículo en mi blog de eldiario.es y eldiarionorte.es.

One thought on “Sin becas no hay paraíso

  1. I was very pleased to search out this internet-site.I wanted to thanks for your time for this excellent read!! I undoubtedly enjoying every little bit of it and I’ve you bookmarked to check out new stuff you blog post.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *