Guía de viajes por la España de la corrupción

Sol en la costa y patrimonio cultural en el interior. Es la oferta turística de la Marca España, pero hay una tercera vía mucho más trepidante: viajar por la España de la corrupción. Ahí va.

1. El Museo Guggenheim

Poco conocido por el gran público, el Museo de Todos los Museos también ha sufrido su particular caso de corrupción. El director financiero del Guggenheim, Roberto Cearsolo, se apropió indebidamente de medio millón de euros durante casi una década. Siguiendo el manual de la corrupción en España, nadie sabía nada, era una cosa pasajera y fue condenado después de que su abogado llegara a un acuerdo con la fiscalía y el propio museo. En resumen, Cearsolo podría considerarse el Lee Harvey Oswald de la corrupción en Euskadi.

Pero no es por este caso de mangoneo por lo que citamos al museo, sino por el Efecto Guggenheim al que centenares de políticos españoles, obnubilados por el éxito de Bilbao, intentaron sumarse ejerciendo el sacrosanto Derecho Universal A Contratar Un Arquitecto Internacional Y Salir En El New York Times. Para los profanos, el Efecto Guggenheim es el proceso de transformación urbana que convierte una Ciudad Extremoduro en una Ciudad Rihanna. El saldo final: decenas de imputados por corrupción, edificios a medio hacer o en quiebra y arquitectos con aviones privados aparcados en sus garajes.

La visita al Guggenheim consiste en acercarse al edificio de Gehry y decir “qué bonito ha quedado Bilbao”, para después marcharse a tomar unos vinos. Existe la alternativa remota de acceder a su interior. Al parecer, hay obras de arte.

2. El Madrid de los Gürtel

A bordo de un Jaguar descapotable y con un kilo de confeti para cada viajero, los visitantes de “El Tour del Madrid de los Gürtel” admirarán algunos de los lugares más destacados de esta trama legendaria. Antes de iniciar el recorrido, se proyecta el vídeo “Esperanza Aguirre, una cruzada contra la corrupción a ver si cuela que me está entrando la risa”.

El artículo sigue en mi blog de eldiario.es y eldiarionorte.es.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *