El paro les importa una M

Si no lo he entendido mal, el mundo funciona de la siguiente manera: el gasto público en Sanidad o Educación se puede reducir a paladas y sin miramientos, pero con el paro, de 31 en 31 es más que suficiente. Mientras controles la prima de riesgo y combatas la deuda pública, puedes disfrutar tranquilo del final de la Vuelta sin que te pasen llamadas al despacho. El país que gobiernas va bien, o relativamente bien. Y aunque los supervisores internacionales -que van a pasearse por Madrid durante las próximas dos semanas- carraspeen por una decimilla incumplida en el objetivo de déficit, lo importante de verdad es mantener el rumbo. El de la Austeridad y el palo sin zanahoria. El resto puede esperar.

Pueden quedarse esperando, por ejemplo, los seis millones de parados que viven en España, un escándalo que debería hacer caer gobiernos y destruir carreras políticas, pero que lo poco que consigue es que la ministra Báñez se esconda cuando los datos son muy malos y se ofrezca ufana a los medios cuando los datos son malos a secas. Deprimente. España funciona de tal manera que, con una tasa de paro del 26% (un 10% es una catástrofe en cualquier país serio), Montoro se lanza a dar lecciones de economía al planeta Tierra y Rajoy se hace el encontradizo en los pasillos del G20 para que Obama le de una palmadita en la espalda y le diga que esta siendo un buen chico. Vivir sobrio en este país cada vez resulta más complicado.

El artículo sigue en mi blog de eldiario.es y eldiarionorte.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *