Estimado Felipe de Borbón y otros artículos en eldiarionorte.es y eldiario.es

Estimado Felipe de Borbón y Grecia

Estimado Felipe de Borbón y Grecia:

Le escribo estas líneas tras escuchar con enorme interés pero también con honda preocupación el discurso que pronunció usted durante la entrega de los Premios Príncipe de Asturias. Desde el más reverencial de los respetos me veo en la obligación de advertirle que algunas de sus afirmaciones contradicen el curso de los acontecimientos en España. No le culpo por ello. Tradicionalmente, la enclaustrada vida palaciega ha sido un obstáculo para acceder a la información. Y, en demasiadas ocasiones, internet se cuelga.

En su discurso señalaba usted con optimismo que “todas las instituciones sociales, públicas y privadas se están volcando con los que más sufren y más necesitan”, sin embargo, el Gobierno de la Nación (una institución pública) ha aumentado los impuestos a los ciudadanos mientras ofrecía amnistías fiscales a los defraudadores. Y varias entidades financieras (públicas y privadas) siguen desahuciando a algunos de los que “más sufren”. Por otro lado, la CEOE (una institución privada o social, no lo tengo muy claro) se está volcando en que el Gobierno atienda sus demandas y el Gobierno se está volcando en atenderlas. Gracias a este vuelco mutuo, hay empresas que están despidiendo trabajadores a pesar de obtener beneficios económicos. Súmele a todo esto el copago en medicamentos contra el cáncer, el desmantelamiento de la cooperación al desarrollo, el hachazo a la Ley de Dependencia… El Consejo de Europa cree que los recortes en España degradan los derechos humanos y conducen al país a un “preocupante incremento de la pobreza”. Podría seguir poniéndole ejemplos en los que el interés de algunas instituciones públicas y privadas en España no coincide con el interés general del país, pero quiero detenerme en otros puntos de su discurso. (Sigue leyendo).

 

España explicada en diez series de TV

1. Los Soprano

“Hay cosas que no se pueden demostrar…”

Mariano Rajoy en la frase que quiso censurar a la agencia internacional Bloomberg.

“¿Que estoy detenido? De acuerdo. La última vez tardé tan poco en salir que mi sopa todavía estaba caliente cuando llegué a casa.”

Tony Soprano, menos diplomático que Mariano Rajoy pero en la misma línea.

2. The Wire

“La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido y como fue una indemnización en difini… en… en diferido… en forma, efectivamente, de simulación de… simulación… o de… lo que hubiera sido en diferido, en partes de una… de lo que antes era… una retribución, tenia que tener la retención a la Seguridad Social. Es que si no hubiera sido…”

María Dolores de Cospedal sobre Bárcenas.

“- ¿Qué te hace pensar que promoveremos al hombre equivocado?

– Lo hacemos todo el tiempo.”

Dos policías en Baltimore sobre María Dolores de Cospedal. (Sigue leyendo)

 

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. He visto a España salir de la crisis, diez veces por lo menos. He visto brotes verdes en las ensaladas y en las cuentas internas del Partido Popular. A Botín decir que no hay teles de plasma suficientes para tanto dinero. A Bill Gates de rebajas por España. He visto rescatar autopistas y retrasar mamografías. Y he visto demasiadas ruedas de prensa del Consejo de Ministros y, contra todo pronóstico, he sobrevivido. (Sigue leyendo).

 

Guía de TVE para ser un buen español
La prensa de la izquierda judeomasónica afirma que el Gobierno de Rajoy nos está dejando en pelotas, pero reconozcamos que los ciudadanos somos los primeros en quedarnos en pelotas a la mínima ocasión que se presenta. Como acertadamente nos recuerda el Telediario, llevar falda corta o escote es no respetarse a una misma ni a los demás. Un poco de decencia, por favor. Primera lección: ponte más ropa. Más. Más todavía. Ahora sí.

Una vez que te has vestido con jersey ancho y una falda por debajo de las rodillas, el siguiente paso es acudir a la iglesia más cercana y rezar a tope. El Telediario nos enseña que acercarse a un altar “puede ayudar a calmar la ansiedad por la falta de trabajo o por el temor a perderlo”. Totalmente de acuerdo, pero le veo una pega: con todo lo que estamos rezando en España, ¿por qué no baja el paro? Ahora que Dios ha conseguido que Gareth Bale fiche por el Real Madrid, podría dedicarle un rato a otras cosillas. En fin, los caminos del Señor son inescrutables. No nos entrometamos. (Sigue leyendo)

 

Las calles son para pasear (y las tartas para los cumpleaños)
Me ha costado un par de horas, pero lo he encontrado en una caja llena de cachivaches que tengo por casa. Es un Nokia amarillo de cuando George Lucas empezaba a perpetrar la segunda saga de ‘Star Wars’ y sonaba ‘Californication’ a todas horas. Un ‘zapatófono’ de esos que a duras penas conseguías encajar en los bolsillos delanteros del pantalón vaquero y con el que no puedes camuflarte en los bares consultando ‘tuiter’, ‘guachap’ y ‘tuiter’ otra vez. El pedrusco en cuestión sigue siendo un engorro, pero tiene la ventaja de que viene sin cámara y no hay forma humana de grabar a unos polis apaleando a alguien en la calle. Y que los polis acaben multándote con 30.000 euros mientras el político de turno cuenta en la tele que el apaleado apaleó a los apaleadores. Los teléfonos de ahora serán más inteligentes pero los de antes te metían en menos problemas. Sobre todo, a los políticos de turno. (Sigue leyendo)

 

La abdicación y 20 definiciones más para entender España
Abdicación: Sufragio unipersonal para decidir la renuncia a la jefatura del Estado en la que el elector coincide con el elegido; salvo que Franco sea el elector y tú el elegido, entonces es un sufragio bipersonal. El sufragio universal ha sido descartado por problemas logísticos, pero se puede opinar en el bar todo lo que quieras.

Artur Mas: Eeeh… ¿este es el político que recorta en Educación y Sanidad y cuyo partido está implicado en graves casos de corrupción? No sé, creo que no. Bueno, a lo que vamos: ¡IN-IN-DE-IN-DE-PEN-DÈN-CIA!

Torturas: Lo que no se juzgaba en la dictadura y se indulta en la democracia. (Sigue leyendo)

 

El PSOE ha vuelto de comprar tabaco
El PSOE ha vuelto, clamaba Rubalcaba el pasado fin de semana durante el alumbramiento del nuevo PSOE. Ha vuelto de comprar tabaco, pensábamos muchos mientras Rubalcaba se desgañitaba. El PSOE se dio el piro sin avisar una noche lluviosa y ha vuelto, unos años después, con el pelo más largo y un acento diferente. Y ha vuelto pero no nos quiere decir de dónde. Y no es lo mismo volver de unas vacaciones en Benidorm que de pasar las tardes en el consejo de administración de una empresa eléctrica. (Sigue leyendo).

 

Confieso que he pecado con la Constitución
Nunca sabes lo que te puedes encontrar en la prensa. El pasado sábado, el secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, afirmó en el diario ABC que “no es moral actuar contra la Constitución”. Preocupado por la salud de mi alma, decidí acudir a la iglesia más cercana para expiar mis pecados.

– Ave María Purísima.

– Sin pecado concebida. Bendígame, padre, porque he pecado.

– ¿Qué has hecho, hijo mío?

– He tenido sueños húmedos.

– ¿Con Miley Cyrus?

– No, padre. Con la Constitución.

– Dios mío, eso es peor todavía. Es inmoral. Lo sabes, ¿no?

– Sí, lo he leído esta mañana en el ABC, pero no puedo evitarlo, tengo fantasías con la posibilidad de votar al jefe del Estado. (Sigue leyendo)

 

Diez razones para excarcelar a Arnaldo Otegi

El próximo 13 de octubre, Arnaldo Otegi cumplirá cuatro años en prisión. Junto a otros miembros de la izquierda abertzale, Otegi fue condenado a diez años de cárcel por ser dirigente de ETA y seguir las instrucciones de la banda para reconstruir Batasuna. Posteriormente, el Tribunal Supremo revisó la sentencia de la Audiencia Nacional y rebajó la pena a seis años y medio al excluirlo del grado de dirigente. Queda pendiente un recurso de amparo presentado por los condenados ante el Tribunal Constitucional.

En esencia, Otegi está en la cárcel por una sentencia que afirma que es miembro de ETA y que fue el ejecutor de las órdenes de la banda dentro de la izquierda abertzale. La sentencia de la Audiencia Nacional, y su posterior revisión por el Supremo, tienen demasiadas lagunas jurídicas y procesales. Otegi no debió ser condenado. Intentaré explicarlo en las próximas líneas. Por cierto, personalizo en Otegi por su relevancia política, pero es aplicable al resto de condenados en la causa. (Sigue leyendo)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *