Si me preguntas por mi ciudad, te respondo The Brontës

Aquí la misma canción en versión guitarrera.

Una de mis bandas favoritas, The Brontës, me pidió hace un tiempo que les escribiera un texto para su nuevo disco “Que la tierra te sea leve“. Un honor. Aquí os lo dejo. 

Si me preguntas por mi ciudad, te respondo The Brontës. El resto -los edificios, los pintxos, los parques- puedes encontrarlos en otros lugares, pero a ellos, no. Parida en los aledaños de Dinosaur Jr, la banda vitoriana cuenta con una de las mejores canciones del indie español de los años noventa, Alison. Y han alcanzado lo que todo grupo ansía. Que entres en un bar, suene una de sus canciones y puedas decirle al tipo de al lado: éstos son The Brontës. Porque si algo tiene The Brontës es un sonido The Brontës.

“Que la tierra te sea leve” es su último disco y, probablemente, el mejor. Una base rítmica contundente, guitarras distorsionadas y grandes melodías. La mejor receta para un excelente disco de rock. Contra la moda dominante, no se contentan con colar tres buenos temas y rellenar el resto y, además, The Brontës está formado por músicos a los que les apasiona tocar, algo que es menos habitual de lo que se cree. Son Iñaki Calzada al bajo, Dani Arrizabalaga en la batería y el genio de los acordes imposibles y los amplificadores home-made, Raúl Rama. Por favor, vedle tocar la guitarra y luego me contáis (¿a qué están esperando las grandes revistas musicales para hacerle un reportaje?).

En su anterior disco decidieron pasarse al castellano con la naturalidad del que cambia de costumbre, sin la esclavitud del marketing y todas esas cosas que te dicen para que vendas más discos. Un día llegó Raúl al local con una canción, gustó al resto y hasta hoy. El castellano, por cierto, les ha sentado muy bien. Las letras de The Brontës no cierran el foco sino que lo abren, no moralizan sino que evocan, pueden parecer duras pero a mí me traen a la mente un horizonte limpio. Son canciones íntimas y universales. En una de ellas dicen que “nos tendremos que inventar un Dios que nos pueda consolar sin dolor”. Yo ya tengo el mío y es la música, y en los últimos tres meses es este disco de The Brontës que no consigo quitarme de la cabeza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *