Consejos para escoger un buen arrullo para un viaje con tu bebe

Si estás leyendo esto es porque necesitas realizar un viaje con tu bebe recién nacido y estás precisando de un arrullo y no sabes cual escoger. Así que entre toda la posible gama de diferentes que existen en multitud de tiendas online, como la de Bebesdemama, te ayudaremos a escoger los mejores.

Los bebés precisan que les dé el aire. Pasearlos no habría de ser una alternativa, por lo menos desde mi opinión (y del de mi pediatra. Mas vamos, que ya lo había decidido antes que me insistiese). ¿Que hace frío? Lo abrigamos ¿Que hace un viento del horror? Podemos llevarlo a un lugar cerrado o bien más protegido. Mas , con sinceridad os lo digo, no comprendo que un bebé se quede en casa por la fácil razón de que hace mal tiempo, que es lo suyo por otro lado en invierno, a lo largo de días y días. ¡Les debe dar el aire! Y caminar, si bien haga poco sol, es la mejor vitamina liposoluble D que le podéis dar.

Punto dos: con mis hijas me HARTÉ de decirle a la gente que la temperatura anatómico de un bebé no se mide en los pies y en las manos. Para saber si un bebé tiene frío o bien calor, lo mejor es revisarlo en la nuca. Si nota que el bebe empieza a sudar, es que el pobre se está achicharrando, y si le veis que está frío, abrigadle más. Es que me tenían frita con eso de que mis hijas pasaban frío pues no las llevaba vestidas como osos polares con capas y capas de ropa.

A ver: un bebé precisa, por regla, UNA manga más que . UNA. ¡No doscientas! O sea, que si nosotras vamos con camisa, suéter y abrigo, a ellos con que les pongamos un body debajo es más que suficiente. Y si entramos en un centro comercial y nos quitamos el gabán ¡a ellos asimismo! Hay criaturas que semejan cebollas y les ves ahí sudando la gota gordita a los pobres. Pensad que aparte de la ropa acostumbran a llevar arrullos y afines encima ¡con lo que no los cozáis vivos!

¡Ah! Y otra cosa que me consume ¡los plásticos para la lluvia… son para la lluvia!!! ¿Lo afirma el nombre, no? Este verano con cuarenta grados vi a una criatura en su carro con el plástico para la lluvia puesto, con un sol de justicia y ni una gota de aire. ¿De veras es preciso???? Además de esto, que son instantes en los que la retina se está formando y no puede ser bueno que vean distorsionado mediante un plástico. ¡¡¡¡Y sobre todo es que no hace falta!!!

El mío era de HM (y no lo he encontrado en su catálogo, conque ignoro si lo prosiguen haciendo) y era un invento. Además de que estaban verdaderamente monas con él, me encantaba pues en contraste a otros buzos que hallé, no era nada rígido, de forma que les dejaba moverse de forma aproximadamente cómoda. Me calidad lo mismo para el carro que para llevarlas ¡era tan excelente! Lo llamábamos «el osito» y es la prenda de la que tal vez me acuerde con más cariño de todas y cada una de las que tuvieron.

Buzos tenéis en todos y cada uno de los sitios. Es cuestión de mirar uno que sea blandito y que vaya a ir cómodo.

El buzo es un indispensable si sois madres canguras por el hecho de que es lo más abrigado de lejos. Si irá tumbado en el carro podéis optar asimismo por chaquetas cortitas, si bien me agradan menos.

¿Y el carro? ¿De qué manera lo llevamos dentro?

Normalmente, los carros en su configuración capazo acostumbran a tener una suerte de cortavientos todos, a saber, esa lona que está encima tapándolo todo y que solo deja meter al bebé por la cabecera. Eso quita una parte del frío, con lo que o podemos llevarlo dentro con el capazo tal y como si fuera una cama: con sus sábanas y una manta o bien un arrullo encima extendido. Ojo, si lleváis un capazo con aerosleep (un género de jergón), mejor no pongáis sábanas por el hecho de que os cargáis el efecto del jergón.

¿QUÉ ES UN ARRULLO?

Un arrullo es un material o bien un saquito que envuelve al pequeño. Ellos sienten una sensación afín a la de un abrazo y se sienten arropados por todas partes. De esta manera están apacibles y seguros.

Las mamás experimentadas acostumbran a sostener a los recién nacidos entre sus brazos y los balancean de un lado a otros. Ellos se sienten protegidos y se hallan plácidamente. Si eres primeriza, despreocúpate vas a ir habituándote y cogiendo experiencia poquito a poco.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE ARRULLAR AL BEBÉ?

Las ventajas del arrullo son considerablemente más de los que pensamos:

  • Se hallan protegidos y seguros
  • Están cómodos
  • Se sienten felices y queridos
  • Les da bienestar y calma

Cuando están inquietos y su mamá los arrulla o bien los envuelve en una manta suave como las que tenemos en diferentes tiendas online, se hallan bien. Equilibran sus emociones y se vinculan poco a poco más, a su familia.

CONSEJOS PARA ELEGIR UN BUEN ARRULLO

Suavidad

Debes priorizar la suavidad y el buen tacto del arrullo. Cuando compres un arrullo, debes tener en cuanta aquellos que se centren principalmente en los que sea que trabajen solamente con algodón cien por ciento a fin de que la piel del bebé esté cuidada en todo instante. Uno de los arrullos que más agradan es el que cuenta con un diseño de estrellas de doble capa. Ayuda a envolverle tras el baño o bien en cualquier instante. Ideal para llevar de viaje o bien en la silla de bebé.

Material natural

El algodón cien por ciento es el material más recomendado. Ten presente que el recién nacido termina de nacer y es la primera vez que está en contacto con el exterior. Hay que cuidar su piel lo máximo posible para eludir irritaciones o bien otro género de inconveniente cutáneo.

Flexible y amoldable

Ha de ser un material flexible, que se pueda moldear con sencillez. De esta manera vamos a poder quitarlo siempre que sea preciso o bien, doblarlo, creando una capa más gruesa. Todo va a depender de la temperatura de la estancia o bien entorno en el que se halle.

MEJORES TIPOS DE ARRULLOS

Hay diferentes géneros de arrullos para los más pequeños. Podemos toparnos las capas de baño, ideales para envolverlos tras salir de la bañera. Acostumbran a incluir una capucha para su cabeza.

Otro tipo son los arrullos pequeños que miden de ochenta x ochenta centímetros, ideales para cuidar al pequeño y abrigarlo.

Y, para finalizar, tenemos las mantas para bebés. Hallarás una enorme alteración en esta última opción. Las hay con doble capa, más finas, con topos, de punto, etcétera Son amoldables al género de estación y temperatura en la que nos hallemos.