A Urkullu no le constan los proyectos de fracking en Euskadi

En mi último artículo en eldiarionorte.es (‘El fraude de Urkullu con el fracking’) expliqué cómo el inicial compromiso del lehendakari contra la fracturación hidráulica se ha ido difuminando con el paso del tiempo. El Gobierno vasco promueve junto a dos empresas norteamericanas varios pozos de exploración en Euskadi y los pasos que está dando van encaminados a poder abrirlos en el futuro.

Pues bien, esta semana el programa ‘Boulevard’ de Radio Euskadi entrevistaba a Iñigo Urkullu y le preguntaban por el fracking. Su respuesta es una prueba más de que las palabras no se corresponden con los hechos. En este caso, hasta límites en los que la periodista Maritxu Díez tiene que interrumpir al lehendakari para recordarle que lo que dice no es correcto.

Este es el extracto:

“- Nosotros como Gobierno, desde luego, lo que tenemos claro es el cumplimiento de la normativa existente de manera exigente en el respeto al medio ambiente y, segundo, que no nos consta ningún proyecto a nosotros como Gobierno vasco ni de explotación y tampoco de exploración, por lo tanto resp…(aquí es la interrupción)

– Pero, permisos de exploración sí están concedidos.

(Y ahora el lehendakari dice que sí están concedidos)

– Sí, están concedidos pero lo que vamos a ser es exigentes en el cumplimiento de la legalidad medioambiental y respetando absolutamente la iniciativa legislativa popular…”

Esta es la grabación. Minuto 44.

Por supuesto, esto puede ser un lapsus y el lehendakari no tiene por qué estar al tanto de todos los detalles sobre la acción de su gobierno, pero resulta un tanto extraño que, cuando el propio lehendakari ha preparado respuestas parlamentarias sobre el fracking en varias ocasiones y recientemente se han presentado en el Parlamento más de 100.000 firmas de apoyo a una Iniciativa Legislativa Popular contra el fracking, se atreva a decir que “no le consta” que haya ningún proyecto de explotación ni exploración de fracking en Euskadi.

La realidad es que hay varios proyectos de exploración en marcha y que, como decía antes, el propio Gobierno vasco a través de la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi (SHESA) promueve varios de esos pozos junto a las empresas norteamericanas Heyco y Cambria. Algunos de los pozos van avanzando en sus trámites burocráticos y se esperan noticias el año que viene.

Precisamente en los últimos días, en Radio Bilbao de la Cadena Ser, Javier Valdés, el responsable de operaciones de SHESA (controlada por el Gobierno vasco), informaba de la situación de esos permisos que tienen concedidos. Él utiliza la palabra de investigación, que es el sinónimo utilizado por el Gobierno para los permisos de exploración.

“Álava ya está en la misma fase 2 que hemos comentado antes en Vizcaya, es decir, ya tiene el permiso de investigación adjudicado y lo que se están haciendo son los estudios. La ventaja de Álava es que ya hay mucha experiencia. En Álava se llevan perforando pozos desde los años cincuenta. En la zona de interés de los permisos Enara en la que estamos se han perforado 14 pozos productores de gas, es decir, el gas sabemos que existe por los datos que hay. Son pozos que no son rentables en términos convencionales y que la técnica de fractura hidráulica lo que puede permitir es saber si funciona o no funciona para hacer que esos pozos se conviertan en zonas rentables.

 

Gracias a @eidergorostiza y @Galeusca por ponerme sobre la pista de la entrevista al lehendakari. 

El fraude de Urkullu con el fracking

Hace ahora dos años, a las puertas de las elecciones autonómicas en Euskadi,  miles de personas se manifestaron contra el fracking por las calles de Vitoria. Euskadi era la primera comunidad autónoma de España en impulsar esta polémica técnica para obtener gas del subsuelo. El propio Gobierno vasco, en manos de Patxi López, había sido el promotor de varios pozos de exploración tras una visita a Estados Unidos. La pregunta que entonces se hacían esos manifestantes era sencilla: ¿el nuevo Gobierno vasco seguirá los pasos de Patxi López o renunciará al fracking?

La manifestación tuvo un éxito inesperado y Urkullu –entonces candidato a lehendakari y presumible ganador de las elecciones– se vio obligado a hacer público su compromiso contra el fracking. En su blog escribióNI EXPLOTACIÓN NI EXPLORACIÓN (las mayúsculas y las negritas son del propio Urkullu).

 

“Ni explotación, ni exploración con ninguna técnica, llámese fracking o llámese como se quiera, si no respeta los rigurosos estándares de protección de los bienes ambientales”, especificaba Urkullu, que citaba al Ayuntamiento de Kuartango y las Juntas Generales de Álava, donde el PNV ya se había posicionado en contra de esta técnica.

Urkullu salía así al paso de las sospechas de los activistas contra el fracking y de varios partidos políticos sobre el papel que podía jugar el PNV una vez que desembarcara en Ajuria Enea. Durante aquella campaña electoral y los meses posteriores, el mensaje, en público y en privado, de cargos y dirigentes del PNV fue siempre el mismo: ni explotación ni exploración. No habrá fracking en Euskadi.

Hace dos años, miles de personas salieron a las calles gritando ‘Fracking Ez’ (no al fracking) y la respuesta de Urkullu fue clara: podéis estar tranquilos, nosotros no seremos los que traigamos el fracking a Euskadi. Pero, ¿ha mantenido Urkullu su promesa? ¿está el Gobierno vasco trabajando en la actualidad para que el fracking no sea utilizado en Euskadi?

No lo parece.

El artículo sigue en eldiario.es y eldiarionorte.es.

 

El Gobierno Vasco mantiene su alianza con las empresas del fracking

La pista nos la dio en la Cadena Ser la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco Arantza Tapia en una respuesta muy breve a mi compañera Eva Domaika.

– En la sociedad no va a haber ningún cambio ¿no?

No, porque sólo vamos a hacer esa exploración.

La sociedad a la que se refiere es la que en su día creó el Gobierno Vasco, a través de la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi (SHESA), con dos empresas norteamericanas para abrir varios pozos en Álava con la polémica técnica del fracking.

Después de escuchar esto me puse en contacto con el departamento de Desarrollo Económico con dos dudas en mente: ¿se mantiene en todos sus términos la sociedad con las empresas del fracking? ¿qué exploraciones van a hacer?

Esta fue la respuesta de un portavoz oficial del departamento:

Se mantiene la sociedad en los términos en los que está. Toda exploración que se haga será mediante esta sociedad, siempre cumpliendo con los estándares medioambientales.

Es decir, pese a cuestionar públicamente el uso del fracking por sus perjuicios ambientales, el Gobierno Vasco ha decidido no tocar su alianza con las empresas del fracking y les encargará la exploración del gas no convencional. Vuelvo a la entrevista de Arantza Tapia en la Cadena Ser:

Un gobierno tiene obligación de saber a qué se está enfrentando, tiene obligación de saber qué existe en su subsuelo. Si hay la más mínima duda de cómo se va a explotar, eso es otro tema, pero tenemos que saber qué es lo que hay. Para eso necesitamos explorar con todas las garantías ambientales, evidentemente, y en eso nos vamos a empeñar, pero tenemos que saber cuánto gas hay y si realmente es explotable en un futuro cercano o quizás lejano, pero lo tenemos que saber. Por tanto, nos vamos a centrar en esa exploración con el máximo de garantías. 

En este punto conviene hacer algo de historia. Según las actas confidenciales de las reuniones entre directivos de SHESA y las empresas del fracking, fue el 27 de abril de 2006, con Ibarretxe en la lehendakaritza, cuando el Gobierno Vasco ofreció a HEYCO (una de las empresas) participar en la exploración del gas no convencional en Euskadi. Después llegó el famoso viaje de Patxi López a Texas y el enorme impulso de los socialistas a la idea inicial del Gobierno del PNV.  Las protestas sociales y el rechazo de algunas instituciones locales obligaron a los partidos a resituarse. El propio Urkullu publicó en plena campaña electoral un post en el que cuestionaba el uso del fracking aunque con algunos matices que ahora comentaremos.

¿Qué es lo que puede ocurrir a partir de ahora?

No parece que vaya a haber algún movimiento de forma inmediata. Aunque la sociedad formada por el Gobierno y las empresas del fracking no ha retirado sus permisos para intentar abrir pozos en Álava y el nuevo ejecutivo apuesta por la exploración, Lakua no contempla fondos en los presupuestos de este año. Por otro lado, ha surgido un nuevo permiso, conocido como SAIA, que llega a Vizcaya y que según el Gobierno no necesitaría del uso del fracking aunque algunos ayuntamientos y plataformas no terminan de creerse la versión oficial.

El caso es que el compromiso de campaña del PNV tiene, como decía antes, varios matices: no a la exploración ni a la explotación “si no garantiza el cumplimiento de la normativa medioambiental y si no respeta los rigurosos estándares de protección de los bienes ambientales, singularmente, de los acuíferos subterráneos y sus zonas de recarga y los espacios de la Red Natura 2000″. En este sentido no hay que perder de vista que el Gobierno de Mariano Rajoy está tramitando un proyecto de ley que pretender dar cobertura legal al fracking en España, lo que abriría un escenario muy diferente para los permisos que hay planteados en Euskadi. Y no olvidemos que para Heyco, una de las empresas aliadas con el Gobierno Vasco, las normativas ambientales en España son “manejables”.

Otro detalle importante. En el Parlamento vasco, PNV y PP han impedido, alegando defectos de forma que no convencen a EH Bildu y PSE, que se tramite una Iniciativa Legislativa Popular para prohibir el fracking en Euskadi.

¿Quiénes son las empresas norteamericanas del fracking?

Sobre Heyco ya conté hace tiempo que es una empresa cuyos mandatarios contribuyen con fondos al partido republicano, que niegan los efectos nocivos de las emisiones de CO2 y que han intentando abrir pozos en zonas protegidas de Nuevo Méjico en Estados Unidos.

La Diputación de Álava ocultó informes que alertaban de los riesgos del fracking

Los hechos se remontan a abril del año pasado. Entre los días 23 y 25 de ese mes, las instituciones vascas y alavesas (Gobierno Vasco, Diputación Foral de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria) organizaron unas jornadas sobre el gas no convencional y el fracking. Las instituciones reunieron a expertos en la materia con la intención de aclarar si la técnica del fracking era económica y medioambientalmente viable. Era la primera cumbre pública sobre el fracking que se celebraba en Euskadi.

Los organizadores, es decir, las instituciones locales también presentaron sus conclusiones. El Gobierno Vasco, que participaba en el impulso del fracking en Álava en una alianza con dos empresas estadounidenses, apoyó el uso de esta técnica para explorar el subsuelo. El Ayuntamiento de Vitoria, por su parte, puso bastantes reparos por el perjuicio ambiental que podía ocasionar. ¿Y qué hizo la Diputación de Álava, coorganizadora de estas jornadas?

Pues bien, la Diputación envió a Alberto Cimadevilla, el Jefe de la Sección de Hidrogeología del Servicio de Aguas. He repasado los apuntes que tomé aquel día y confirman lo que recordaba: el representante de la Diputación defendió que el fracking era inofensivo para el acuífero de Subijana. Tengo apuntadas expresiones como “no hay que tener miedo” o “no hay que ponerle puertas al campo”.

Lo llamativo es que en aquel momento, finales de abril de 2012, los dos únicos informes que la Diputación Foral de Álava tenía sobre el fracking, y que se han conocido hoy, alertaban de la falta de información sobre los proyectos en Álava y de los riesgos para el acuífero. Sólo una cita de esos dos informes:

Según los datos aportados la mayoría del agua utilizada junto con los aditivos permanecerá en el subsuelo y no se recuperará existiendo un riesgo sobre las aguas subterráneas, al que hay que sumar el riesgo que pudiera ocasionarse por un tratamiento inadecuado de los lodos que se extraen (contaminados por los aditivos) y que se depositan en las balsas superficiales.

Son dos informes del departamento de Medio Ambiente de la Diputación fechados el 15 de febrero y el 14 de marzo de ese mismo año. Ninguno de los autores de esos informes expuso públicamente su visión sobre el uso del fracking en Álava. Tampoco los mandatarios políticos de la Diputación que participaron en esas jornadas dieron detalles del contenido de esos informes. La Diputación ocultó su contenido. Ha habido que esperar casi un año para conocerlos. La idea que quedó entre quienes asistieron a esas jornadas es que la Diputación consideraba que la exploración con el fracking era viable.

La Diputación de Álava, por su parte, niega la ocultación y dice que “se decidió que estuviera ese técnico porque tampoco podían estar todos” y añade que Cimadevilla es el mayor experto en hidrogeología de Álava. Curiosamente el Gobierno de la Diputación de Álava (PP) considera que “no tiene ningún sentido intentar parar el fracking”.

He colgado los tres informes, el de Alberto Cimadevilla y los otros dos del departamento de Medio Ambiente. Aquí los tenéis.

Informes de la Diputación de Álava sobre el fracking by Iker Armentia

Los informes los ha hecho públicos la Diputación 4 meses después de que los pidiera oficialmente el grupo juntero de Bildu. La noticia de la existencia de los informes la ha adelantado El Correo en su edición impresa bajo el título: “Un informe foral dice que sondear gas a través del fracking sería “inocuo” para el acuífero”.

Aquí podéis consultar el resto de mi investigación sobre el fracking.

Denegadas las primeras licencias de fracking en Euskadi

El Ayuntamiento de Vitoria ha denegado las dos primeras licencias que el Gobierno Vasco y dos empresas norteamericanas solicitaron para abrir sendos pozos de gas no convencional a través del polémico método del fracking. El Ayuntamiento solicitó a los promotores más información sobre este sistema de extracción de gas pero nunca recibió esa información, así que pasado el plazo, han denegado las dos licencias.

Esta es la conversación que he mantenido con la directora municipal de Medio Ambiente Blanca Díaz de Durana esta mañana en Hoy por Hoy Vitoria.

Ir a descargar

El departamento de Industria del Gobierno Vasco, por su parte, afirma que renunciaron en su día a esos dos pozos para intentar abrirlos a 200 metros y evitar un bosque cercano. Las fuentes que he consultado del departamento dicen que han iniciado toda la tramitación de nuevo y están a la espera del plácet del Ministerio de Industria para solicitar de nuevo las licencias de actividad al Ayuntamiento de Vitoria.

¿Y cuáles son las dudas que los promotores no han aclarado al Ayuntamiento de Vitoria y que han abocado a esta denegación?

 

Tachán, son públicas. De hecho, varios altos cargos del Gobierno Vasco pudieron escucharlas en vivo durante las Jornadas sobre fracking que se celebraron la primavera pasada en Vitoria. Allí compareció Luis Lobo, técnico del Centro de Estudios Ambientales del Ayuntamiento, y explicó lo siguiente:

– El Ayuntamiento considera que es muy difícil hacer una evaluación individualizada de los pozos para conocer su impacto. Pide una evaluación conjunta de los 4 pozos sobre los que se le ha pedido que informe. “Hurta la posibilidad de tener una opinión certera”, dijo Luis Lobo.

– El Ayuntamiento apela al principio de precaución por delante de cualquier otra consideración y subraya la falta de consenso técnico-científico sobre el fracking.

– El Ayuntamiento no ha podido valorar los efectos de la apertura de los pozos porque falta información sobre los aditivos y la fase de estimulación del fracking. En algunas de las memorias ambientales que le han entregado ni siquiera se identifican los impactos de la fase de estimulación.

– El Ayuntamiento revela que los promotores no aclaran la cantidad de agua que se va a necesitar para extraer el gas.

– El Ayuntamiento cree que la futura declaración del Parque Natural de los Montes de Vitoria impide que se abran los pozos.
El caso es que mientras todas estas dudas no se resuelvan, será complicado que el Ayuntamiento de Vitoria acceda a permitir los pozos de gas en su término municipal por mucho que se hayan alejado 200 metros de un bosque protegido. Ahora llegan las elecciones. Habrá que esperar a los pasos que de el nuevo Gobierno Vasco.

10 conclusiones sobre las Jornadas de fracking de Vitoria-Gasteiz


Vídeo del Gobierno Vasco sobre el fracking

Durante los días 23, 24 y 25 de abril se han celebrado en Vitoria unas jornadas sobre fracking con la intención de aclarar si esta técnica de extracción de gas es perjudicial para el medio ambiente y la salud humana. En Álava, el Gobierno Vasco y dos empresas norteamericanas quieren abrir dos pozos de exploración. He tenido la oportunidad de cubrir estas jornadas para la Cadena Ser y aquí os dejo una lista de conclusiones.

1. No existe un consenso técnico y científico sobre el fracking
La mayoría de los técnicos consideran que es viable un fracking bien controlado y regulado, sin embargo, se han escuchado voces que alertan de los riesgos de esta técnica y recomiendan actuar con cautela y precaución. No hay todavía un consenso sobre esta técnica.

2. El fracking no tiene impacto cero
Sea cual sea la posición que se ha mantenido, queda claro que el fracking, como cualquier otra actividad industrial, no es inocua. La lista de impactos ambientales incluye terremotos, emisiones de gas metano y contaminación de agua. La cuestión que se plantea es como reducir a la mínima expresión ese riesgo.

3.  ¿Se vetaron voces críticas con el fracking?
Así me lo han trasladado fuentes de la propia organización de las jornadas y también lo ha denunciado públicamente el PNV que a última hora y tras desvelarlo consiguió colar varios ponentes que la organización de las jornadas había rechazado inicialmente. De hecho, he tenido acceso al penúltimo borrador del programa de las jornadas y, por poner un ejemplo, se “cayó” del programa Philippe Geiger que tenía que explicar la legislación francesa que prohíbe el fracking. Pese a que el fracking está prohibido en varios países y existen moratorias en otros lugares, en las jornadas no pudimos conocer por qué esos países han prohibido el fracking. El Gobierno Vasco dice que organizar estas jornadas era una tarea muy complicada y ha desmentido que haya vetado a ponentes.

4. El Gobierno Vasco, aislado políticamente
En las jornadas se celebró una mesa política en la que participaron todos los partidos con representación en el Parlamento Vasco. Todos (PNV, PP, Aralar, Ezker Anitza y UPyD) salvo el PSE criticaron duramente el modo en que el departamento de Industria ha llevado adelante este proyecto. Cada uno con sus matices, pero los partidos denunciaron la falta de información por parte del Gobierno Vasco y consiguieron arrancar el compromiso del viceconsejero de Industria Xabier Garmendia para iniciar una serie de encuentros con ellos.

5. El Ayuntamiento de Vitoria muestra sus dudas sobre el fracking
Los dos primeros pozos que quiere abrir el Gobierno Vasco y las empresas de USA están ubicados en el término municipal de Vitoria (son 4 en total en la ciudad). Hasta esta jornadas no se conocía la posición del Ayuntamiento, pero ya se ha desvelado. Los técnicos municipales, alegando el principio de precaución y la falta de un consenso científico sobre el fracking, reclaman un Estudio de Impacto Ambiental para todos los pozos. Y critican la falta de información por parte del Gobierno Vasco (en aditivos, consumo de agua…) que les está impidiendo evaluar el impacto real de la apertura de esos pozos.

6. El acuífero de Subijana podría estar más protegido
Los pozos proyectados cruzarán el acuífero de Subijana, una reserva estratégica de la ciudad de Vitoria para afrontar épocas de sequía. Tras escuchar a los ponentes, el PNV ha solicitado que se aumente la protección ambiental del acuífero. Posteriormente, este partido político reclamó que no se abriera ningún pozo en el acuífero de Subijana y en el acuífero Cuaternario y sus alrededores.

7. La asignatura pendiente del acuerdo social
Partidarios y detractores del fracking coinciden en que no se puede iniciar un proyecto de explotación de pozos sin antes escuchar a la población afectada y llegar a acuerdos con ella. Durante las jornadas se ha resaltado la necesidad de escuchar a instituciones locales y organizaciones de todo tipo. Incluso un portavoz de la empresa holandesa EBN reconocía como la arrogancia de algunas empresas ha llevado a entorpecer el futuro de varios proyectos.

8. La gran duda sobre el consumo de agua
Una de las grandes incógnitas que no queda del todo resuelta es de dónde se sacan las ingentes cantidades de agua que se necesitan en una plataforma de fracking. Y no solo para el caso de Álava. Varios ponentes incidían en que no existen cálculos acertados sobre la cantidad de agua necesaria y que la industria del gas debe avanzar más en esta cuestión. Lo reconocía por ejemplo la portavoz de la empresa Schulemberger dedicada al fracking. En el caso de Vitoria, el Ayuntamiento ha criticado que el Gobierno Vasco no especifique de donde sacará el agua para varios de los pozos sobre los que se han solicitado permisos.

9. El Gobierno Vasco quiere reducir los requisitos legales para hacer viable el fracking
Durante las jornadas Mikel Otero desveló un párrafo que podría ser muy polémico incluido por el Gobierno Vasco en su documento de Estrategia Energética de Euskadi 2020. El Gobierno apuesta por reducir los requisitos y los plazos para que el fracking sea viable económicamente.

De cara a la dinamización del sector, es importante llevar a cabo iniciativas que simplifiquen radicalmente la actual normativa de tramitación de solicitudes y autorizaciones para la exploración y, en su caso, explotación de reservas de gas natural. La propia viabilidad económica de estas posibles reservas está en cuestión si no se reducen y agilizan significativamente los requisitos y plazos que actualmente se manejan en este tipo de permisos. Para ello será preciso argumentar de forma sólida y decidida ante la Administración central la necesidad de los cambios regulatorios propuestos y las importantes ventajas energéticas y económicas que ello puede generar.  

Un técnico cualificado del Ayuntamiento de Vitoria me contaba el otro día que para que el fracking sea viable económicamente en Euskadi se tiene que hacer a costa de rebajar las garantías de protección ambiental y tener una regulación muy laxa.

10. El Parque Natural de los Montes de Vitoria puede parar el fracking
Después de que un alto cargo del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco dijera hace unos días que la declaración del Parque Natural de los Montes de Vitoria no tiene nada que ver con los pozos de fracking, ayer el Director de Planificación Ambiental del mismo departamento lo desmintió. Reconoció que los dos pozos de exploración están dentro de los límites del Parque lo que podría dar al traste con el proyecto. Aunque insistió en que es provisional y que tendrán que tomar una decisión definitiva. ¿Por qué estas informaciones contradictorias? ¿El Gobierno Vasco ya ha tomado una decisión? Probablemente la batalla entre el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Vitoria se va a jugar en el debate sobre los términos concretos de la declaración del Parque Natural de los Montes de Vitoria.

¿Las elecciones vascas aparcarán el fracking?
Las Jornadas dejan la evidencia de que el recelo frente al proyecto del fracking va más allá del rechazo esperable de las organizaciones ecologistas. Hay técnicos de instituciones locales que han mostrado sus dudas, organizaciones agrarias que lo han rechazado y el arco parlamentario vasco no apoya al Gobierno. La desconfianza frente al proyecto del Gobierno Vasco está lo suficientemente extendida como para llegar a ponerlo en cuestión. A todo esto, está previsto que en la primavera del año que viene se celebren elecciones en Euskadi coincidiendo con el momento en el que el Gobierno Vasco y las dos empresas norteamericanas quieren iniciar la perforación de los pozos. ¿Está dispuesto el PSE-EE a sufrir el desgaste electoral de las movilizaciones sociales y la oposición de todo el arco parlamentario en pleno periodo preelectoral con un tema tan sensible como el fracking? Mi impresión es que no, pero el tiempo lo dirá.

ACTUALIZACIÓN 14:56.
Parece que por ahí van las cosas. El Gobierno Vasco está dispuesto a replantearse los plazos para llegar a un consenso institucional y político. En la Cadena Ser hemos entrevistado al viceconsejero de Industria del Gobierno Vasco Xabier Garmendia. Aquí podéis escuchar el momento en el que lo dice.

Ir a descargar

Si queréis más datos podéis consultar el storify en el que he ido actualizando en vivo las Jornadas del fracking de Vitoria.

¿Por qué las empresas del fracking de USA se han interesado en Euskadi?

El nuevo maná de las empresas energéticas es el gas no convencional, un gas subterráneo que se obtiene a partir de una técnica llamada fracking. Se perfora a varios miles de metros de profundidad y se introduce una mezcla de agua y elementos químicos para desgajar el gas de la roca en la que está incrustado. Está técnica se originó en Estados Unidos y se está abriendo paso por medio mundo, pero con el rechazo de algunos países que lo han prohibido por su supuesto daño para la salud y el medio ambiente (contaminación de acuíferos, contaminación de emisiones CO2…). El famoso documental Gasland habla de ello.

El caso es que a Euskadi también va a llegar el fracking con el pleno apoyo del Gobierno Vasco -que rechaza que sea una técnica perniciosa- y dos empresas norteamericanas con las que ha formado una sociedad para explorar los dos primeros pozos en Álava durante este año. El Gobierno Vasco ha dado la cara defendiendo el proyecto, pero a través de la página contra el fracking de Cantabria he dado con la visión de HEYCO, una de las dos empresas estadounidenses que van a desembarcar en Álava. En un artículo publicado por la página web Natural Gas Europe, se recoge la intervención del Director de Exploraciones de HEYCO John Underwood en un congreso sobre el gas no convencional celebrado en Barcelona a mediados de marzo.

Y la clave de ese artículo es que responde a la gran pregunta: ¿Por qué las empresas norteamericanas del fracking se han interesado en Álava y en Euskadi? Underwood responde y lo hace sin pelos en la lengua. Hoy lo he contado en la Cadena Ser y ahí va.

1. El apoyo de la administración y el trato fiscal

Bueno pues la primera razón es evidente. Vienen a España porque es un país que no está limitando las técnicas del fracking como lo han hecho Francia, Bulgaria o algunos estados de los Estados Unidos. El representante de Heyco subraya el apoyo de los gobiernos español y vasco a esta exploración, pero va más allá porque señala que han obtenido los permisos en términos excelentes, especialmente por el tratamiento fiscal, el pago de impuestos que hace la operación muy rentable.

2. Hay poca gente y mucho campo

El portavoz de Heyco resalta que Euskadi tiene la mitad de densidad de población que Tarrant County en Texas, uno de los lugares de mayor extracción de gas de Estados Unidos. Es decir, que hay espacio en Álava para abrir pozos y además apunta que la orografía no es cambiante. Dice literalmente que la mayoría del área es campo o pastos de cereal. Conviene apuntar que ahora se explorarán dos pozos, pero que sí se inicia una explotación podríamos llegar a cientos de pozos en Álava como ha reconocido el propio Gobierno Vasco o de hasta casi 3.000 pozos como señalan los colectivos ecologistas. Para HEYCO, la orografía de Álava, es decir, con mucha población centrada en Vitoria y grandes espacios abiertos sin ocupar, es un punto a favor.

3. Las leyes de protección ambiental son “manejables”

En este punto es muy interesante lo que dice el portavoz de Heyco porque literalmente señala que las restricciones ambientales en España son manejables. Es la expresión que utiliza: manejables. De hecho, durante su presentación, y como recoge esta información, John Underwood mostró un mapa con las áreas que están fuera de las normas de protección que impedirían la aplicación del fracking. Y esas áreas sin protección suficiente recogen acuíferos locales, humedales y zonas forestales donde podrían abrirse pozos. Underwood se lamenta en todo caso de que los bosques en España estén muy protegidos y reconoce que por tanto tendrán que renunciar a ellos.

He hablado con el departamento de Industria del Gobierno Vasco y han querido matizar estas afirmaciones. Las normativas ambientales en Euskadi, afirma, son mucho más restrictivas que en Estados Unidos y garantizan que no habrá problemas en la exploración de los pozos en Álava.

Como ya conté en su día en la Cadena Ser, HEYCO estuvo envuelta en un escándalo en Nuevo Méjico cuando intentó con la ayuda de la administración de George Bush abrir pozos en las praderas protegidas de una zona conocida como Otero Mesa. El partido demócrata ha conseguido impedirlo de momento.

4. El negocio es muy rentable

Sí, queda claro que el negocio del gas no convencional o el gas subterráneo puede ser muy rentable para las empresas norteamericanas. En España, señala Underwood, los precios que se pueden obtener por el gas son entre tres y cuatro veces más altos que en Estados Unidos. Buenas noticias para los productores, señala la información.

Así que las cartas ya están boca arriba.

Lo que el Gobierno Vasco no cuenta sobre el fracking en Texas

El Gobierno Vasco junto a dos empresas norteamericanas está a punto de iniciar la exploración del gas de pizarra que hay en el subsuelo de Álava. Van a usar el fracking, esa polémica técnica de extracción del gas no convencional que ha sido prohibida en Francia y sobre la que se han aplicado moratorias en varios territorios de Estados Unidos. La polémica sobre el uso de elementos químicos y su peligro ambiental y para la salud humana continúa, pero yo quiero fijarme hoy en otro de los aspectos de la polémica.


Imagen de un pozo de gas en Dallas. Fuente: Irekia

El Gobierno Vasco ha defendido la inocuidad del fracking, entre otras razones, porque los organismos de control de la industria del gas en Texas, donde se originó esta técnica, les han garantizado que no existen problemas. El organismo en cuestión es la Railroad Commission of Texas  y el consejero de Industria y sus más estrechos colaboradores suelen citarlo como un organismo independiente, cuyos mandatarios son designados en unas elecciones y que vela por la seguridad ambiental de los pozos de gas en Texas. De hecho, el lehendakari se reunió con la Railroad Commission of Texas en su famosa visita a Dallas. Esta comisión es la agencia estatal encargada de autorizar y supervisar los pozos de gas en Texas.

¿Pero qué es exactamente la Railroad Commission of Texas? ¿Es ese organismo independiente del que habla el Gobierno Vasco? Solo con investigar durante unas horas en internet, esa imagen idílica se desmorona. De hecho, desde hace al menos un par de años, este organismo está siendo muy cuestionado. Y no lo dicen unos hippys piojosos. Cito a un representante del partido demócrata en Texas, Lon Burham: “Necesitamos cambiar el hecho de que probablemente esta es la agencia más corrupta del estado de Texas”.

Y como dicen los norteamericanos, follow the money. Sigue el dinero. Y es lo que ha hecho una organización de defensa de los consumidores llamada Public Citizen. En un  informe publicado en diciembre de 2010, esta organización detalla los centenares y centenares de miles de dólares que los mandatarios de la Railroad Commission of Texas han recibido de la industria del gas y el petróleo que supuestamente tienen que vigilar. Cito el informe.

En 2010, el 80% de todas las donaciones provenían de la industria, frente al 45% del año 2000. El volumen de las donaciones por parte de la industria del gas se multiplicó casi por 10, de casi 230,000 euros en el año 2000 a 2,1 millones de euros en el año 2010 (…) La cantidad de dinero es inmensa y ese incremento se debe casi completamente a aquellos que tienen intereses económicos en las decisiones que toma la Railroad Commission of Texas.

Siendo políticamente correctos, digamos que existe un claro conflicto ético para quienes gobiernan la dichosa comisión.

Pero la cosa no termina ahí. En julio de 2011 una agencia estatal de Texas (Sunset Advisory Commission), encargada de auditar el trabajo de los diferentes organismos estatales, emitió un informe en el que denunciaba que solo un número muy reducido de las infracciones que cometían las empresas del gas terminaban en una sanción u otro tipo de expediente disciplinario por parte de la Railroad Commission. Cito el informe:

However, the Commission focuses on bringing violators into compliance, with only a very limited percentage of violations resulting in enforcement action or fines, an important aspect for deterring future violations. The Commission also lacks a clear system for pursuing enforcement action that is based on a consistent measure of severity or pattern of repeat offenses.

Por cierto, este informe fue redactado por un grupo de senadores y congresistas del estado de Texas. Tampoco aparecen por aquí los ecologistas radicales.

Si me tuviera que fiar de alguien, yo no me fiaría de la Railroad Commission of Texas. Hoy lo vamos a contar en la Cadena Ser.

ACTUALIZACIÓN 18:50. He llamado al departamento de Industria del Gobierno Vasco para buscar una reacción a esta información y me  comentan que nunca han escuchado que haya habido problemas con las inspecciones de pozos de gas en Texas.  Añaden que quienes van a controlar los pozos de Álava son las instituciones vascas y españolas. Según esta fuente de Industria del Gobierno, nuestra legislación facilita que cualquier tipo de actuación se haga con plenas garantías de seguridad. Esa misma fuente asegura que la Railroad Commisón de Texas les aseguró en el encuentro que mantuvieron en Estados Unidos que en los pozos que controlan nunca se habían producido problemas de contaminación de acuíferos.

El Gobierno Vasco se alía con “amigos” de Bush para extraer el gas de Álava

Durante el viaje del lehendakari Patxi López a los Estados Unidos un anuncio destacó sobre todos los demás. Desde Dallas, territorio petrolífero por excelencia, el lehendakari anunció el hallazgo de gas en el subsuelo de Álava en una cantidad que permitiría abastecer a España durante 5 años o a Euskadi durante 60. Las extracciones podrían comenzar el próximo año.


Patxi López durante su visita a un campo de gas natural en Dallas. Fuente.

El entusiasmo mediático que rodeó este anuncio dejó algunas dudas sin aclarar. Por un lado, el supuesto perjuicio medioambiental y de salud provocado por las técnicas de extracción de este gas no convencional. El llamado fracking. Y por otro, la alianza del Gobierno Vasco con las empresas petroleras norteamericanas HEYCO y Cambria. Estas dos empresas controlan el 57’1% de la sociedad que ha creado el Gobierno Vasco a través del Ente Vasco de la Energía para explorar el gas de Álava.

El lehendakari afirmó en Dallas que “estamos ante un proyecto estratégico para el país, una garantía de sostenibilidad futura y para ello contamos con el mejor aliado posible: HEYCO“. Pero, ¿quién es este aliado? ¿Qué es HEYCO? ¿Será realmente una garantía de sostenibilidad futura?

En los últimos días, he pasado bastantes horas indagando en internet. HEYCO es una empresa que ha intentado abrir pozos de gas y petroleo en terrenos bajo protección ambiental en los Estados Unidos hasta el punto de que el Partido Demócrata (y no unos ecologistas radicales) llevó adelante una campaña para evitarlo. HEYCO ha sido además uno de los contribuyentes del partido republicano y de las campañas electorales de George W. Bush y según la organización ecologista CPAL, la empresa utilizó sus contactos en la Casa Blanca para conseguir que se cambiara la normativa sobre protección ambiental. Y HEYCO es una empresa dirigida por personas que abiertamente defienden que las emisiones de CO2 no son un problema para el clima global. Son negacionistas del cambio climático. Así que estos son nuestros aliados. Los que van a explorar el gas en Álava.

Continue reading