A Urkullu no le constan los proyectos de fracking en Euskadi

En mi último artículo en eldiarionorte.es (‘El fraude de Urkullu con el fracking’) expliqué cómo el inicial compromiso del lehendakari contra la fracturación hidráulica se ha ido difuminando con el paso del tiempo. El Gobierno vasco promueve junto a dos empresas norteamericanas varios pozos de exploración en Euskadi y los pasos que está dando van encaminados a poder abrirlos en el futuro.

Pues bien, esta semana el programa ‘Boulevard’ de Radio Euskadi entrevistaba a Iñigo Urkullu y le preguntaban por el fracking. Su respuesta es una prueba más de que las palabras no se corresponden con los hechos. En este caso, hasta límites en los que la periodista Maritxu Díez tiene que interrumpir al lehendakari para recordarle que lo que dice no es correcto.

Este es el extracto:

“- Nosotros como Gobierno, desde luego, lo que tenemos claro es el cumplimiento de la normativa existente de manera exigente en el respeto al medio ambiente y, segundo, que no nos consta ningún proyecto a nosotros como Gobierno vasco ni de explotación y tampoco de exploración, por lo tanto resp…(aquí es la interrupción)

- Pero, permisos de exploración sí están concedidos.

(Y ahora el lehendakari dice que sí están concedidos)

- Sí, están concedidos pero lo que vamos a ser es exigentes en el cumplimiento de la legalidad medioambiental y respetando absolutamente la iniciativa legislativa popular…”

Esta es la grabación. Minuto 44.

Por supuesto, esto puede ser un lapsus y el lehendakari no tiene por qué estar al tanto de todos los detalles sobre la acción de su gobierno, pero resulta un tanto extraño que, cuando el propio lehendakari ha preparado respuestas parlamentarias sobre el fracking en varias ocasiones y recientemente se han presentado en el Parlamento más de 100.000 firmas de apoyo a una Iniciativa Legislativa Popular contra el fracking, se atreva a decir que “no le consta” que haya ningún proyecto de explotación ni exploración de fracking en Euskadi.

La realidad es que hay varios proyectos de exploración en marcha y que, como decía antes, el propio Gobierno vasco a través de la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi (SHESA) promueve varios de esos pozos junto a las empresas norteamericanas Heyco y Cambria. Algunos de los pozos van avanzando en sus trámites burocráticos y se esperan noticias el año que viene.

Precisamente en los últimos días, en Radio Bilbao de la Cadena Ser, Javier Valdés, el responsable de operaciones de SHESA (controlada por el Gobierno vasco), informaba de la situación de esos permisos que tienen concedidos. Él utiliza la palabra de investigación, que es el sinónimo utilizado por el Gobierno para los permisos de exploración.

“Álava ya está en la misma fase 2 que hemos comentado antes en Vizcaya, es decir, ya tiene el permiso de investigación adjudicado y lo que se están haciendo son los estudios. La ventaja de Álava es que ya hay mucha experiencia. En Álava se llevan perforando pozos desde los años cincuenta. En la zona de interés de los permisos Enara en la que estamos se han perforado 14 pozos productores de gas, es decir, el gas sabemos que existe por los datos que hay. Son pozos que no son rentables en términos convencionales y que la técnica de fractura hidráulica lo que puede permitir es saber si funciona o no funciona para hacer que esos pozos se conviertan en zonas rentables.

 

Gracias a @eidergorostiza y @Galeusca por ponerme sobre la pista de la entrevista al lehendakari. 

El fraude de Urkullu con el fracking

Hace ahora dos años, a las puertas de las elecciones autonómicas en Euskadi,  miles de personas se manifestaron contra el fracking por las calles de Vitoria. Euskadi era la primera comunidad autónoma de España en impulsar esta polémica técnica para obtener gas del subsuelo. El propio Gobierno vasco, en manos de Patxi López, había sido el promotor de varios pozos de exploración tras una visita a Estados Unidos. La pregunta que entonces se hacían esos manifestantes era sencilla: ¿el nuevo Gobierno vasco seguirá los pasos de Patxi López o renunciará al fracking?

La manifestación tuvo un éxito inesperado y Urkullu –entonces candidato a lehendakari y presumible ganador de las elecciones– se vio obligado a hacer público su compromiso contra el fracking. En su blog escribióNI EXPLOTACIÓN NI EXPLORACIÓN (las mayúsculas y las negritas son del propio Urkullu).

 

“Ni explotación, ni exploración con ninguna técnica, llámese fracking o llámese como se quiera, si no respeta los rigurosos estándares de protección de los bienes ambientales”, especificaba Urkullu, que citaba al Ayuntamiento de Kuartango y las Juntas Generales de Álava, donde el PNV ya se había posicionado en contra de esta técnica.

Urkullu salía así al paso de las sospechas de los activistas contra el fracking y de varios partidos políticos sobre el papel que podía jugar el PNV una vez que desembarcara en Ajuria Enea. Durante aquella campaña electoral y los meses posteriores, el mensaje, en público y en privado, de cargos y dirigentes del PNV fue siempre el mismo: ni explotación ni exploración. No habrá fracking en Euskadi.

Hace dos años, miles de personas salieron a las calles gritando ‘Fracking Ez’ (no al fracking) y la respuesta de Urkullu fue clara: podéis estar tranquilos, nosotros no seremos los que traigamos el fracking a Euskadi. Pero, ¿ha mantenido Urkullu su promesa? ¿está el Gobierno vasco trabajando en la actualidad para que el fracking no sea utilizado en Euskadi?

No lo parece.

El artículo sigue en eldiario.es y eldiarionorte.es.

 

Cuando el PP no te deja fumar mientras te echa el humo a la cara

Un poco de política ficción. Imaginen a Zapatero cuando gobernaba España (lo sé, lo sé, pero háganme ese favor). Un mes de agosto, Zapatero se decide a proponer un cambio de la Ley Electoral para propiciar la elección directa de los alcaldes. La reforma pretende supuestamente regenerar la vida política –y favorecer sus intereses electorales–  pero tiene un pequeño inconveniente: beneficia a Bildu. El PP, indignado como sólo él sabe indignarse, saca al ruedo a sus tertulianos star, zarandea el Congreso, convoca un par de manifestaciones o tres y termina acusando a Zapatero de traicionar a los muertos (mira, eso sí lo hizo el PP).

Bueno, pues Rajoy va por ese camino pero, eh, eh, que nadie le monte corrillos.

El artículo sigue en mi blog de eldiarionorte.es y eldiario.es

Un verano cualquiera en España

La prensa rosa le hace la ola a la nieta de Franco en el pazo donde veraneaba su abuelo y Federico García Lorca nos dejó. Homenajean a la Legión Cóndor. Los alcaldes de Valladolid y de Málaga compiten en el Grand Prix del machismo. Un grupo religioso planea instalar 1.300 cruces en los montes de Madrid. A Merkel se le cae un trozo de queso, se agacha y lo recoge.

El PP quiere reformar la Ley Electoral para profundizar en la democracia y que dos más dos sean seis por imperativo legal y, de paso, para quitarse de encima al rojerío que cuando suma dos y dos le salen cuatro. Botella pide a la Virgen de la Paloma empleo para todos y, se entiende, que también para ella. Pujol ha confesado pero, pobre, sus acólitos dicen que la culpa es de España, que él no quería. Y muchos lo sabían hace 30 años, pero justo cuando iban a contarlo les llamaron por teléfono y luego se les olvidó contarlo.

El artículo sigue en mi blog de eldiarionorte.es y eldiario.es

En el Parlamento vasco cobran dietas por desplazamiento durante las vacaciones

A pesar de estar de vacaciones y no ir a trabajar, los parlamentarios vascos siguen cobrando dietas de desplazamiento. Se trata de un importe fijo de 596 euros para los representantes que viven en Gipuzkoa, 543 para los de Bizkaia y 370 en el caso de los alaveses. Un dinero que están recibiendo también durante las vacaciones de este verano. En agosto, por ejemplo, el Parlamento va a pagar en total 38.018 euros por estas dietas denominadas “gastos de locomoción”.

El artículo que he escrito hoy sigue en cadenaser.com. 

Rubalsacabó y… ¿más de lo mismo?

Fue una ruptura -con el marxismo en Suresnes- la que llevó a Felipe González a dirigir al PSOE y más tarde a la histórica victoria del 82. Fue una ruptura con el aparato felipista la que encendió la espita con la que Zapatero consiguió que el PSOE recuperara la Moncloa. Sólo una ruptura con la vieja política y las viejas caras podría insuflar a los socialistas el ánimo suficiente para evitar el precipicio. El anuncio de un Congreso apadrinado y tutelado por las élites del partido antes que unas primarias abiertas apunta a más de lo mismo. Como repartir palas para seguir cavando hasta la derrota final.

De la reacción agresiva contra las acampadas en las plazas, el PSOE giró a una compresión paternalista que ha desembocado en un chanante intento de récord guinness de selfies en las últimas europeas. El PSOE nunca entendió lo que estaba pasando en la calle. Y parece no haberlo entendido del todo todavía.

Ahora que las primarias han sido relegadas a la sala de espera, da la impresión de que la dirección del PSOE ha pasado de tener miedo a las plazas a tener miedo a su propia militancia y sus simpatizantes.

El artículo sigue en eldiarionorte.es y eldiario.es

Ocho apellidos (no) vascos en Sestao

Cabe preguntarse qué estará haciendo el alcalde de Sestao a esta hora, y no es difícil imaginárselo porque la respuesta la da él mismo en las grabaciones: “Yo incumplo la ley todos los días, a todas horas”. Pocas veces un cargo público ha dado tantas pistas sobre el momento en el que tiene tendencia a saltarse (presuntamente) la ley. A todas horas. Después de tamaña confesión sería inaudito que la Ertzaintza no pusiera en marcha un dispositivo de vigilancia junto al Ayuntamiento de Sestao. Por lo que pudiera pasar a cualquier hora.

Acostumbrada la opinión pública al carrusel de disculpas que desató el rey tras su cacería en Botsuana, el alcalde de Sestao renunció a forzar el rostro de contrición que se le supone a estas ocasiones y, superados los nervios del principio, salió del Ayuntamiento ufano y victorioso, entre aplausos, como en aquellas tardes de gloria de Jesús Gil en Marbella. En Sestao sólo faltó Imperioso esperando fuera para completar el cuadro. Ni siquiera tuvo que recurrir al manido ‘yo no soy racista, pero…’, no fuera que el respetable creyera que en verdad no era racista y se viera el alcalde obligado a salir escoltado en vez de vitoreado.

El artículo sigue en eldiarionorte.es y eldiario.es.

Crónicas (vetadas) de la Mafia

crónicas-de-la-mafiaAl Instituto Cervantes en Roma no le gustan las ‘Crónicas de la Mafia’ de Iñigo Domínguez. Cuenta hoy El Mundo que el Cervantes ha vetado la presentación del libro por los problemas que podría ocasionar a la diplomacia española. El libro -publicado por Libros del K.O.- recorre la historia de la Mafia siciliana y se detiene en un personaje sobre el que, en ocasiones, se ha pasado de puntillas: Silvio Berlusconi, el oscuro origen de su fortuna y sus relaciones con los mafiosos. Ahí podría estar el problema. Y la razón del veto.

Como suele ocurrir en estos casos, el Instituto Cervantes aduce unos “problemas de agenda” que no tuvo para invitar al dictador guineano Teodoro Obiang a un acto en su sede de Bruselas. En fin.

El periodista de El Mundo Enric González iba a participar en la presentación, así que recurro a su prólogo:

“Y lo tercero es Silvio Berlusconi. Este libro le dedica un capítulo que vale por una enciclopedia. Con frecuencia se hacen preguntas sobre Berlusconi. ¿Cómo empezó a amasar su fortuna? ¿Por qué consigue tanto votos? ¿Cuál es el truco? Lea, y no tendrá que preguntar nunca más. Tal vez quede un poco horrorizado, pero una historia de la Mafia (en la realidad y en el cine) está, se supone, para eso”.

Sólo un consejo: leedlo.

En febrero entrevisté a Íñigo Domínguez para un reportaje sobre su libro. Podéis escucharlo aquí para ir abriendo boca:

Guía de ocio para una Semana (poco) Santa

Ponerte de drogas hasta arriba y hasta descubrir a Dios cual detective Rust Cohle. Comulgar de mentirijillas como Letizia para ver si te parte un rayo o se te inunda la cocina. Y afeitar todo tu cuerpo e irrumpir desnudo en una procesión al grito de ‘hipsters de mierda’.

Circuncidar obispos.

Formar un grupo terrorista que secuestre actores de doblaje y pida como rescate la emisión de las series en versión original. Fundar el brazo político del grupo terrorista anterior con el nombre de Podemos con Subtítulos (PS). Y no condenar la violencia contra las series dobladas al castellano.

Follar sin fines procreativos. O follar con fines procreativos pero con la luz encendida y los ojos abiertos.

Ir al cine a ver ’8 apellidos vascos’ con una camiseta del MoMA y un libro de Zweig bajo el brazo. Reírte mucho pero salir muy serio con cara de qué vulgaridad más horripilante. A renglón seguido, escribir el guión de la película ’8 apellidos andaluces’: un joven vasco se enamora de la hija de un alto cargo de la Junta de Andalucía, el vasco viaja al sur y para pasar desapercibido comienza a robar dinero de los cursos de formación, consigue ser aceptado socialmente y vive una vida próspera, corrupta y feliz.

El artículo sigue en eldiario.es y eldiarionorte.es

Ya no quedan políticos como los de ahora

Pertenezco a una generación que no había nacido cuando Franco agonizaba enrollado en una alfombra y que se sorbía los mocos la tarde que Tejero entró a comer paella en el Congreso de los Diputados. A nosotros nos contaron la Transición cuando no existían las teles privadas y las versiones no oficiales –que tampoco las contarían las privadas– había que irlas a buscar al fondo de las librerías en un país donde se lee poco y se publica regular.

Una generación que sospecha que nos soltaron una verdad a medias que como todas las verdades a medias corre el peligro de ser casi una mentira. Las alabanzas a Suárez –merecidas muchas pero hipócritas casi todas– no hacen más que alimentar esa sensación de recelo frente al festival de autoconvencimiento viejuno que nos está tocando vivir estos días. Las páginas más gloriosas de nuestra Historia. Una época pura en la que los políticos eran caballeros al servicio del interés público. Cuando fuimos los mejores y que suene Jarcha.

Dicen que ahora hay menos sentido de Estado. Y es verdad. La Transición desbordaba sentido de Estado para evitar un baño de sangre, pero fue ese mismo sentido de Estado el que provocó, entre otras miserias, que todavía hoy sea imposible recuperar todos los cuerpos enterrados en las cunetas y que no sepamos qué ocurrió el 23-F porque, como cuenta Gregorio Morán, el rey les dijo a Suárez, González, Fraga, Carrillo y Rodríguez Sahagún que “sería muy poco aconsejable una abierta y dura reacción de las fuerzas políticas contra los que cometieron los actos de subversión”.

El artículo sigue en eldiario.es y eldiarionorte.es.