Rubalsacabó y… ¿más de lo mismo?

Fue una ruptura -con el marxismo en Suresnes- la que llevó a Felipe González a dirigir al PSOE y más tarde a la histórica victoria del 82. Fue una ruptura con el aparato felipista la que encendió la espita con la que Zapatero consiguió que el PSOE recuperara la Moncloa. Sólo una ruptura con la vieja política y las viejas caras podría insuflar a los socialistas el ánimo suficiente para evitar el precipicio. El anuncio de un Congreso apadrinado y tutelado por las élites del partido antes que unas primarias abiertas apunta a más de lo mismo. Como repartir palas para seguir cavando hasta la derrota final.

De la reacción agresiva contra las acampadas en las plazas, el PSOE giró a una compresión paternalista que ha desembocado en un chanante intento de récord guinness de selfies en las últimas europeas. El PSOE nunca entendió lo que estaba pasando en la calle. Y parece no haberlo entendido del todo todavía.

Ahora que las primarias han sido relegadas a la sala de espera, da la impresión de que la dirección del PSOE ha pasado de tener miedo a las plazas a tener miedo a su propia militancia y sus simpatizantes.

El artículo sigue en eldiarionorte.es y eldiario.es

Ocho apellidos (no) vascos en Sestao

Cabe preguntarse qué estará haciendo el alcalde de Sestao a esta hora, y no es difícil imaginárselo porque la respuesta la da él mismo en las grabaciones: “Yo incumplo la ley todos los días, a todas horas”. Pocas veces un cargo público ha dado tantas pistas sobre el momento en el que tiene tendencia a saltarse (presuntamente) la ley. A todas horas. Después de tamaña confesión sería inaudito que la Ertzaintza no pusiera en marcha un dispositivo de vigilancia junto al Ayuntamiento de Sestao. Por lo que pudiera pasar a cualquier hora.

Acostumbrada la opinión pública al carrusel de disculpas que desató el rey tras su cacería en Botsuana, el alcalde de Sestao renunció a forzar el rostro de contrición que se le supone a estas ocasiones y, superados los nervios del principio, salió del Ayuntamiento ufano y victorioso, entre aplausos, como en aquellas tardes de gloria de Jesús Gil en Marbella. En Sestao sólo faltó Imperioso esperando fuera para completar el cuadro. Ni siquiera tuvo que recurrir al manido ‘yo no soy racista, pero…’, no fuera que el respetable creyera que en verdad no era racista y se viera el alcalde obligado a salir escoltado en vez de vitoreado.

El artículo sigue en eldiarionorte.es y eldiario.es.

Crónicas (vetadas) de la Mafia

crónicas-de-la-mafiaAl Instituto Cervantes en Roma no le gustan las ‘Crónicas de la Mafia’ de Iñigo Domínguez. Cuenta hoy El Mundo que el Cervantes ha vetado la presentación del libro por los problemas que podría ocasionar a la diplomacia española. El libro -publicado por Libros del K.O.- recorre la historia de la Mafia siciliana y se detiene en un personaje sobre el que, en ocasiones, se ha pasado de puntillas: Silvio Berlusconi, el oscuro origen de su fortuna y sus relaciones con los mafiosos. Ahí podría estar el problema. Y la razón del veto.

Como suele ocurrir en estos casos, el Instituto Cervantes aduce unos “problemas de agenda” que no tuvo para invitar al dictador guineano Teodoro Obiang a un acto en su sede de Bruselas. En fin.

El periodista de El Mundo Enric González iba a participar en la presentación, así que recurro a su prólogo:

“Y lo tercero es Silvio Berlusconi. Este libro le dedica un capítulo que vale por una enciclopedia. Con frecuencia se hacen preguntas sobre Berlusconi. ¿Cómo empezó a amasar su fortuna? ¿Por qué consigue tanto votos? ¿Cuál es el truco? Lea, y no tendrá que preguntar nunca más. Tal vez quede un poco horrorizado, pero una historia de la Mafia (en la realidad y en el cine) está, se supone, para eso”.

Sólo un consejo: leedlo.

En febrero entrevisté a Íñigo Domínguez para un reportaje sobre su libro. Podéis escucharlo aquí para ir abriendo boca:

Guía de ocio para una Semana (poco) Santa

Ponerte de drogas hasta arriba y hasta descubrir a Dios cual detective Rust Cohle. Comulgar de mentirijillas como Letizia para ver si te parte un rayo o se te inunda la cocina. Y afeitar todo tu cuerpo e irrumpir desnudo en una procesión al grito de ‘hipsters de mierda’.

Circuncidar obispos.

Formar un grupo terrorista que secuestre actores de doblaje y pida como rescate la emisión de las series en versión original. Fundar el brazo político del grupo terrorista anterior con el nombre de Podemos con Subtítulos (PS). Y no condenar la violencia contra las series dobladas al castellano.

Follar sin fines procreativos. O follar con fines procreativos pero con la luz encendida y los ojos abiertos.

Ir al cine a ver ’8 apellidos vascos’ con una camiseta del MoMA y un libro de Zweig bajo el brazo. Reírte mucho pero salir muy serio con cara de qué vulgaridad más horripilante. A renglón seguido, escribir el guión de la película ’8 apellidos andaluces’: un joven vasco se enamora de la hija de un alto cargo de la Junta de Andalucía, el vasco viaja al sur y para pasar desapercibido comienza a robar dinero de los cursos de formación, consigue ser aceptado socialmente y vive una vida próspera, corrupta y feliz.

El artículo sigue en eldiario.es y eldiarionorte.es

Ya no quedan políticos como los de ahora

Pertenezco a una generación que no había nacido cuando Franco agonizaba enrollado en una alfombra y que se sorbía los mocos la tarde que Tejero entró a comer paella en el Congreso de los Diputados. A nosotros nos contaron la Transición cuando no existían las teles privadas y las versiones no oficiales –que tampoco las contarían las privadas– había que irlas a buscar al fondo de las librerías en un país donde se lee poco y se publica regular.

Una generación que sospecha que nos soltaron una verdad a medias que como todas las verdades a medias corre el peligro de ser casi una mentira. Las alabanzas a Suárez –merecidas muchas pero hipócritas casi todas– no hacen más que alimentar esa sensación de recelo frente al festival de autoconvencimiento viejuno que nos está tocando vivir estos días. Las páginas más gloriosas de nuestra Historia. Una época pura en la que los políticos eran caballeros al servicio del interés público. Cuando fuimos los mejores y que suene Jarcha.

Dicen que ahora hay menos sentido de Estado. Y es verdad. La Transición desbordaba sentido de Estado para evitar un baño de sangre, pero fue ese mismo sentido de Estado el que provocó, entre otras miserias, que todavía hoy sea imposible recuperar todos los cuerpos enterrados en las cunetas y que no sepamos qué ocurrió el 23-F porque, como cuenta Gregorio Morán, el rey les dijo a Suárez, González, Fraga, Carrillo y Rodríguez Sahagún que “sería muy poco aconsejable una abierta y dura reacción de las fuerzas políticas contra los que cometieron los actos de subversión”.

El artículo sigue en eldiario.es y eldiarionorte.es.

Suárez y la Transición más allá del panegírico

“En sentido estricto, el tránsito de la dictadura a la democracia, es decir, el periodo que va de la muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975 a las elecciones generales del 15 de junio de 1977, se hizo sin concurso de las fuerzas opositoras. Hacia la primavera de 1976, los franquistas ya estaban convencidos de que podían controlar el cambio político. Este se haría desde dentro del régimen, mediante los procedimientos de reforma del sistema constitucional franquista, sin negociar con los líderes de la oposición”.

A vueltas con la Transición. Ignacio Sánchez-Cuenca. En eldiario.es.

 

“La decisión se tomó entre el Rey y Torcuato. El Rey no se distingue —y lo ha demostrado a lo largo de su carrera— por un talento político notable. En una sociedad normal —esto hay que decirlo así de claro— hubiera sido ya derrocado. Por todo tipo de motivos: irregularidades económicas, irregularidades personales, colaboración en el 23-F, etc, etc… Es decir que en su cartilla de servicios el Rey no puede presumir de sus méritos, no. Sus méritos son absolutamente para echarlo. Claramente. Por eso necesitó primero una sociedad española muy transigente y de alguien que le ayudara a orientarse en la política, algo de lo cual no tenía ni zorra idea. Y ese hombre era Torcuato Fernández Miranda, un profesional de la política al que conocí mucho, y en el que todos tienen un interés especial en eliminar de la película. Ónega por razones obvias, porque las servidumbres que le hizo no le gusta recordarlas. Y el resto porque los engañó. Torcuato los fue engañando a todos prometiéndoles a cada uno aquello que querían”.

Entrevista a Gregorio Morán en Jot Down (antes de la muerte de Suárez). 

 

“-¿Cómo trató el Rey a Suárez?
-Como a un perro. Llegó a acumular tanta inquina contra él que llevó al condensado del 23-F. Santiago Carrillo se asustaba de lo que decía el Rey de Suárez porque, si se lo contaba a él, qué no contaría a los de su confianza. Por eso es importante también la famosa foto del Rey abrazando a Suárez enfermo en un paseo, los dos de espalda, que se supone que sacó el hijo de Suárez y que está hecha por un profesional. El Rey hace una reconciliación póstuma, ya que Suárez está fuera de circulación mental”.

Entrevista a Gregorio Morán en El Faro de Vigo (después de la muerte de Suárez). 

 

“Cuando se glosa la Transición española, se tiende a obviar o a exagerar el peso de uno de sus grandes actores: esa cosa llamada el pueblo, que efectivamente ejerció un papel de mero acompañamiento limitándose a asentir a todo. Esta pasividad, disfrazada ahora de asertividad, resultó decisiva, pero como se asemeja tanto a la ausencia, el relato tiende a bascular hacia las individualidades. Durante este período y hasta hoy, el español no se instala tanto en la contemplación, como en la obediencia. Así, los grandes muñidores se van sucediendo en el relato de acuerdo con las modas que marcan los obituarios: ayer, el conde de Barcelona; hoy, Adolfo Suárez; mañana, su majestad el rey. Hasta hoy”.

La Transición para ‘dummies’ por Alberto Moyano en El Diario Vasco

 

“Resulta significativo el discurso del rey en la Pascua Militar de 1979. Elogia las reformas internas puestas en marcha en las Fuerzas Armadas por el general Gutiérrez Mellado, ya que las innovaciones “para adaptarse a los nuevos tiempos” son necesarias. Incluso así, no tarda en marcar unos límites lejos del estilo arrojado habitual en Suárez: “Pero sin prisa, sin excesos ni precipitaciones, con el ánimo de eludir cuantos perjuicios sea posible. Y sin abordar más reformas que las oportunas”.

Suárez contra el Rey: la otra historia de la Transición. Por Iñigo Sáenz de Ugarte. En eldiario.es

 

“Unos días después, el 4 de enero de 1981, se entrevistaba en secreto con el rey en Baqueira Beret, acudiendo seguramente a una misteriosa e imperativa llamada suya para verse de inmediato. Tal vez pensó que don Juan Carlos quería tener un gesto conciliador con él después de su distanciamiento de los últimos tiempos. O más probablemente relacionó todo aquello con la presencia por allí de Alfonso Armada en su condición de gobernador militar de Lérida, cargo con el que Suárez había intentado apartarle del entorno de don Juan Carlos, ya se ve que sin mucho éxito. Sabemos que Armada tuvo la víspera una conversación con el rey que dejó a éste profundamente preocupado. Y que Adolfo volvió de su entrevista en Baqueira “roto (…), moralmente destrozado”.

Suárez y el rey ¿amigos para siempre? Juan Francisco Fuentes. En El Mundo

Historia no autorizada de España

Recupero este artículo que publiqué en eldiarionorte.es y eldiario.es el 19 de junio de 2013

Arias Navarro está triste

Arias Navarro está triste porque le han hecho un spoiler de Juego de Tronos

1975

La democracia arranca con la muerte de Franco en un atentado perpetrado por la banda terrorista EMH (Equipo Médico Habitual). España evita así el bochorno internacional de asistir a la muerte en la cama del Generalísimo mientras los portugueses expulsan a su dictador a clavelazos. Este acontecimiento es considerado como el primer gran hito de la Marca España.

 

1977

Retratos de Franco desaparecen misteriosamente de miles de mesillas de noche españolas y son sustituidos por justificantes de afiliación a partidos políticos democráticos. Por supuesto, son dos hechos fortuitos que no están relacionados.

 

1978

España aprueba su Constitución. En la República Democrática Alemana, una estudiante perteneciente a las Juventudes Comunistas termina su licenciatura de Física sin saber que algún día será la primera alemana en modificar la Constitución de ese país en el que puedes construirte un chalet en primera línea de playa porque sí. Su nombre es Angela Merkel.

 

1979

Rosa Díez consigue su primer cargo público como diputada foral de Vizcaya. Al atardecer, mirando al horizonte desde el Puente de Deusto de Bilbao, grita: “Al Dios de la política profesional pongo por testigo que nunca más volveré a la vida civil”. 34 años después sigue manteniendo su juramento.

 

1980

En una de sus tradicionales escapadas nocturnas en moto, el Rey para a repostar en una gasolinera y se mete una chocolatina al bolsillo. Al ser amonestado por el dueño de la estación de servicio, Su Majestad saca un ejemplar de la Constitución y declama en voz alta el artículo 56.3 del Título II de la Carta Magna: “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”, pero Juan Carlos se arrepiente y en un acto de magnanimidad paga la chocolatina. Es a partir de este evento histórico cuando se empieza hablar de lo campechano que es el Rey.

 

1982

El futuro consejero de Gas Natural Fenosa accede a la presidencia del Gobierno.

Duran Lleida llega a Madrid. Convencido de la honestidad de la acción política busca una pensión de la calle Montera en la que hospedarse. Como están todas ocupadas y está anocheciendo y no es plan, no le queda otra que acudir al hotel Palace. Por una confusión en la recepción le adjudican la mejor suite del hotel. Y ya se queda para siempre. Por pereza de hacer y deshacer maletas, más que nada.

1986

Felipe González se despierta sobresaltado en la oscuridad de la noche y grita: “¡Eureka! ¡OTAN sí!”.

Aznar sale de Valladolid. Valladolid sale ganando. España, no.

1992

Barcelona empieza a llenarse de guiris y hasta hoy.

En Sevilla se celebra la Exposición Universal. Los organizadores echan a cara o cruz si llamar a la Expo “La Era de los Descubrimientos” o “La Era de los Indios Que Nos Cargamos Sin Darnos Cuenta Qué Pobrecitos Si Lo Llegamos A Saber”. Sale cara y ganan los descubrimientos.

1996

El futuro consejero de Gas Natural Fenosa abandona La Moncloa y cede el testigo de la presidencia del Gobierno al futuro asesor de Endesa.

 

2000

Ana Mato sale de casa a recoger en el ultramarinos del barrio ocho toneladas de confeti que había encargado para un cumpleaños familiar y ve un Jaguar en el garaje. A la vuelta de Eurodisney se lo pregunto a Jesús sin falta, piensa extrañada. Pero se le olvida.

2002

1 de enero. Centenares de miles de personas celebran con alborozo en las calles la llegada del euro. 9 de cada 10 españoles responden que 1 euro son 100 pesetas en una encuesta oficial que nunca será publicada. De repente todo es más caro.

 

2010

Extenuado por las presiones de Bruselas, Zapatero pasa en vela la noche del 10 de mayo. A partir de la noche del 11 de mayo los que no consiguen dormir son el resto de españoles.

 

2013

Extenuado por los usos horarios de la Copa Confederación de fútbol, Mariano Rajoy pasa en vela la noche del 12 de junio para ver el partido amistoso que enfrenta a España con Irlanda en Nueva York. Al día siguiente, se echa la siesta. Y además ya está de jornada intensiva y tiene la tarde libre.

 

2014

A dos días del juicio contra Iñaki Urdangarin, un error con el DNI en el Registro Civil demuestra que la Infanta Cristina está casada con Falete. La Casa Real emite un comunicado: “Pues si es Falete, mejor”. Urdangarin es condenado a cinco años de cárcel pero ya no pertenece a la familia real. El Rey respira aliviado y Falete es entrevistado por Jesús Hermida.

Agentes de la OTAN, antipatriotas y de la ETA

Si denuncias que Putin es un gobernante autoritario que persigue a sus opositores y legisla contra los homosexuales, eres un agente de la OTAN; si afirmas que en el golpe de Kiev hay elementos ultras y que Estados Unidos ha prendido una mecha que no sabe cómo apagar, eres un agente de Moscú. Si sostienes las dos ideas anteriores, eres un agente doble.

Si denuncias que en España se tortura y que las autoridades evitan investigarlas e indultan a muchos de los verdugos, te llaman simpatizante de ETA; si censuras el terrorismo de ETA y crees que los terroristas tienen que pedir perdón por sus crímenes, te acusan de vivir en el pasado y no ayudar con el nuevo tiempo. Si crees en todo lo anterior, te cuelgan la etiqueta de equidistante.

Si cuestionas las retrógradas leyes sobre el aborto de buena parte de la izquierda latinoamericana, eres un tiquismiquis contrarrevolucionario; y si denuncias el embargo a Cuba o los falsos positivos en Colombia, eres un estalinista. Si dices del tirón todo lo anterior, te preguntan: ¿y tú de quién eres? ¿del Frente Judaico Popular o del Frente Popular de Judea?

Si alertas de que el PP es un partido carcomido por la corrupción, estás haciéndole el juego a los socialistas. Si consideras que el PSOE en Andalucía actúa solo cuando los medios levantan sus alfombras, eres aficionado a las gaviotas. En general, si denuncias la corrupción de un partido, obedeces a los intereses de otro partido. Y si no obedeces a un partido, todavía es peor: eres un antisistema.

Si te repugna que la Guardia Civil disparara pelotas de goma y botes de humo a las personas que se ahogaban junto a las costas españolas, eres un antipatriota español. Si repruebas los recortes de CIU en Cataluña con la inestimable ayuda de ERC, eres un antipatriota catalán. Como regla básica, si criticas a un gobierno, eres un antipatriota.

Y así todo.

O casi todo. Porque, por ejemplo, si consideras que Yolanda Barcina tiene que ser desalojada del Gobierno de Navarra, estás siguiendo la ‘hoja de ruta’ de Bildu, pero si afirmas que Yolanda Barcina está libre de toda sospecha, entonces eres, simplemente, Yolanda Barcina saliendo a hombros de torear en Ferraz.

 

Este artículo fue publicado el 5 de marzo de 2014 en @eldiarionorte y @eldiarioes.

Lo que ha unido Rouco no lo separa ni Dios

Se nos va Rouco con sabor a cruzada de posguerra y citando por victorias los ministros del Gobierno de España. Rouco evangelizó en el PP y Rajoy dejó hacer porque a Rajoy no le gusta que le den la murga, sea en el pleno de control del Congreso o en misa, pero a Rouco le durarán estas victorias lo que dure la mayoría absoluta y no parece que vaya a ser demasiado: a los ministros con sotana, Wert y Gallardón –y con permiso del ‘condecoravírgenes’–, los está guillotinando el paso del tiempo y deambulan por el purgatorio llamando a las puertas de las eléctricas, lo más parecido al Cielo en la Tierra si de ministros hablamos.

Se nos va Rouco con olor a COPE bendita por las mañanas, mientras España se paganiza y la plebe se despelota en cuanto llega la primavera, con las iglesias haciendo eco, el vulgo entregado al selfie carnal y el Papa Francisco en plan rojeras. En la medida en la que Rouco ganó algunas batallas en el Gobierno, las ha ido perdiendo todas en la calle e incluso en el Tribunal Constitucional. Y como es sabido, las élites, tarde o temprano, se hacen a los usos del pueblo, aunque sólo sea por no descabalgarse del poder.

Rouco deja un país en el que cada vez se folla más y, en consecuencia, mejor, y que pide consejo a los párrocos, fundamentalmente, para saber si el coro puede cantar una de los Beatles el día de la boda. Y para oprobio de Rouco, los curas como Rajoy, dejan hacer. Rouco intentó quedarse con nuestro mando de televisión y las llaves de nuestro dormitorio y no lo consiguió, pero podrá contar a sus nietos (perdón) que se quedó con nuestros impuestos gracias a los de siempre.

Del mandato de Rouco nos quedan los alegatos contra los homosexuales, los divorciados exprés, las mujeres, los rojos y semirojos, la Educación para la Ciudadanía, los independentistas y los pecadores en general. Podría revisitar algunas de sus declaraciones más polémicas –incluida su despedida conspiranoica del martes–, pero permítanme que le echemos un vistazo al Directorio de Pastoral Familiar que aprobaron los obispos en 2003, cuando Rouco dirigía la Conferencia Episcopal. Es un documento que confirma que los obispos viven entre unicornios.

La Conferencia Episcopal afirma sobre la liberación sexual: “Nos ha dejado un testimonio indudable de lo pernicioso de sus efectos. (…) Nos hallamos ante un alarmante aumento de la violencia doméstica; ante abusos y violencias sexuales de todo tipo, incluso de menores en la misma familia; ante una muchedumbre de hijos que han crecido en medio de desavenencias familiares, con grandes carencias afectivas y sin un hogar verdadero”.

Curiosamente, a los obispos se les han olvidado los abusos a menores por parte de miembros de la Iglesia, aunque en el caso de los pederastas de la Iglesia, sus crímenes se han producido antes y después de mayo del 68.

“Este hecho nos conduce a entender que detrás de las propuestas culturales más extendidas existen intereses económicos muy fuertes (el negocio de la pornografía, la prostitución, el aborto, los medios anticonceptivos, etc.), que implican al mismo tiempo un complejo entramado de posiciones políticas, educativas y culturales”.

Lo que vienen a decir los obispos es que hay una conspiración para que forniquemos más (se entiende que más que ellos).

“El resultado natural de este proceso es la soledad de un hombre amargado y frustrado, tras una  larga serie de amores falsos que le han dejado en su interior graves heridas muy difíciles de curar”.

¿Pero la vida no es esto y buscar un enchufe para cargar el móvil?

“Guárdese, igualmente, la dignidad y el decoro de los vestidos en la celebración del sacramento del matrimonio”.

Los curas no son ciegos y se han percatado de que todo el mundo va descocado en cuerpo y alma a las bodas. De una boda sale otra boda, señala el dicho, aunque la barra libre y el ‘Caribe Mix 8′ no predispongan al amor eterno, sino más bien a furtivos escarceos. Lo único que se me ocurre para solucionar esto es que las bodas se celebren en diciembre y sin calefacción.

“La virginidad o celibato por el reino de los cielos recuerda que la vida en este mundo no es la definitiva”.

¿O sea que la farra es en la otra vida?

“El noviazgo se trata de una relación con una cierta estabilidad y compromiso común, distinta de un simple encuentro sin más continuidad o de una relación sin otro fin que el trato mutuo”.

Nada de amigos con derecho a roce ni polvos playeros.

“De manera especial deberán ayudarse (los novios) mutuamente a crecer en la castidad”.

La famosa ducha fría.

En el apartado titulado ‘Malos tratos’ se lee lo siguiente :”Cuando haya dificultades para la buena convivencia (en el matrimonio), los Centros de Orientación Familiar pueden ofrecer consultas e intervenciones adecuadas para restablecer la armonía. Si se llega a situaciones graves de malos tratos ha de aceptarse la separación como un mal menor. Además, puede estudiarse si hubo causa de nulidad”.

De acudir a la policía o los juzgados, los obispos no dicen nada, aunque más adelante sí citan a jueces y abogados pero para pedirles que eviten “implicarse personalmente en lo que conlleve una cooperación con el divorcio”. Además, la Iglesia sólo acepta que la mujer se separe de su agresor en caso de “situaciones graves” de malos tratos. Esto, simplemente, es una canallada.

En fin, se nos va Rouco –como el cura facha de ‘La Escopeta Nacional’ que gritaba escandalizado “lo que he unido yo en la Tierra no lo separa ni Dios en el Cielo”– abroncando a esa España infiel que no pide permiso para tocarse, ni confiesa sus pecados, y todos es licencioso y 27 pajas. Vamos, lo normal si no vives en la Edad Media.

Y dentro de unos años la gente dirá: ¿Cómo se llamaba ese obispo que era clavado a Paco Clavel?

Este artículo se publicó en eldiario.es y eldiarionorte.es el 12 de marzo de 2014

Guía rápida de Euskadi para tertulianos

Un país en el que un mismo tertuliano se ve obligado a opinar en menos de una hora sobre los disturbios en Kiev, la reforma sanitaria de Obama y la conveniencia de un acelerador de partículas es un país en el que cualquiera puede ser tertuliano, lo que no deberíamos de plantear como un drama en sí mismo, ya que nos convierte en uno de los países más igualitarios del planeta –aunque sea, al menos, en términos tertulianísticos–, y sigue la estela de esa tradición tan nuestra que es meter a 47 millones de personas en un taxi cada mañana.

Asumamos, por tanto, la hipótesis de que los análisis algo errados sobre la realidad en Euskadi están forzados por las aspiraciones enciclopédicas de toda tertulia con Marca España y el consiguiente aturdimiento que provoca la falta de tiempo para ponerse al día, además del non-stop al que está sometido todo tertuliano que se precie, saltando de tertulia en tertulia hasta la tertulia final.

Por todo lo anterior, en un arrebato de generosidad, he elaborado esta guía rápida y gratuita sobre Euskadi para tertulianos (y aspirantes a ídem).

1. ÚLTIMA HORA: ETA ha sido derrotada

Cuando en la entrevista con Mariano Rajoy, Gloria Lomana soltó lo de “el resurgir de ETA”, corrí al ordenador a buscar la última hora del presumible atentado con el que había vuelto a surgir ETA, pero resultó ser, por fortuna, una hiperbólica expresión de la directora de informativos de Antena 3.

Quizás muchos no lo recuerden –los acontecimiento se suceden y se superponen desbordando la exigua capacidad de memorización del tertuliano medio–, pero el 20 de octubre de 2011, ETA anunció el “cese definitivo de la actividad armada” sin poner condiciones.

Y después de casi dos años especulando con que se pudiera repetir un escenario de ‘paz por presos’ explorado por Gobiernos anteriores, los presos de ETA hicieron público en diciembre un comunicado en el que asumían, sin condiciones, el rechazo a la violencia y la legalidad penitenciaria. Como colofón, ETA ha anunciado que inicia un proceso para entregar las armas (de nuevo, sin condiciones).

Pregunta: ¿ETA ha resurgido? Yo apostaría a que se retira derrotada, en desbandada, y sin haber conseguido ninguno de los objetivos por los que ha asesinado y extorsionado durante décadas.

El llamamiento para que la banda terrorista acelere su cierre es compartido por todos, pero, como decía @aranagoiri, algo falla en esta historia para que a algunos les incomode mucho ganar y a otros les alegre mucho perder. ¿Una fuga de votantes del PP por el ala extrema, por ejemplo?

2. El desarmito

Yo también me apunté a las risas y colé algún chiste mofándome de los encapuchados de ‘Vaya Semanita’ que entregaban sin entregar cuatro grapadoras a los verificadores. Pero precisamente el hecho de que ETA haya pasado de dar miedo a dar risa es la prueba de que las cosas han cambiado para bien y no en el sentido contrario, como se pretende desde el universo tertuliano.

En todo caso, de la chanza con los terroristas al apaleamiento mediático a los verificadores hay un rubicón que se ha cruzado con esa alegría que siempre da en Madrid atizarle a un lehendakari (criticar al lehendakari con argumentos razonados es más elegante, pero la audiencia suele caer en picado).

Todo aquel que ha intentado trabajar para conseguir el final del terrorismo ha sido vapuleado en los medios, siempre que no sean los emisarios de Aznar dialogando con ETA en Zúrich, claro. Tertuliano, esto debería hacerte reflexionar un rato. En el rato de los anuncios, por ejemplo.

3. Verdad de la buena

Si el Gobierno miente sobre casi todo, ¿por qué no iba a mentir sobre casi todo lo que rodea a Euskadi? Si oculta la verdad sobre las muertes en Ceuta o los sobres en Génova, si retuerce hasta lo estrambótico su relato sobre la crisis y la segunda, ya tal, ¿por qué no iba a hacer lo mismo con todo lo que llega del Ebro para arriba?

Sin ánimo de subirme a un paquete de folios a pronunciar un discurso sobre el estado de la profesión, diré que la versión oficial es sólo una versión de la historia. De primero de periodismo.

4. Ven y cuéntalo

La mejor manera de explicar los acontecimientos de un determinado lugar es darse un garbeo por ese lugar, otra máxima del periodismo que contradice, sin embargo, la enorme eficacia con la que se informa sobre Euskadi sin pisar Euskadi. Convengamos, en todo caso, en que ver los programas de Arguiñano o recurrir al manido “yo conocí a un vasco en la universidad” no son bagaje suficiente para aprobar con holgura la asignatura ‘Vascongadas’, aunque también es verdad que es una de las pocas asignaturas en las que el suspenso no obliga a repetir curso.

Tampoco se consigue el aprobado raspado acompañando a Mayor Oreja de campaña electoral (uno que viene de la prensa local, donde los cuchillos van bien afilados a las ruedas de prensa, no puede sino pasmarse de la servidumbre con la que era preguntado Mayor Oreja por la tropa periodística que le seguía antaño en su sueño de ser lehendakari).

Por supuesto, esta norma impediría que pasáramos las tardes en Twitter lanzándonos los trastos a la cabeza con Ucrania y Venezuela, pero Euskadi no está tan lejos, está justo después del restaurante Landa, un cordero lechal para comer, y un poco más allá espera Euskadi.

5. Tópicos (I)

Vestir camisetas de rayas no es ser de Batasuna. Llevar palestino puede ser incluso signo de todo lo contrario.

6. En Euskadi no gobierna ETA

En las últimas semanas he tenido que calmar a varias personas en las redes sociales que me aseguraban –con la certeza de quien vio con sus propios ojos a Ricky Martin interrumpir una merienda de nocilla– que ETA gobierna en Euskadi. Por aclarar, en el Gobierno vasco está el PNV, en la Diputación de Vizcaya también, en la de Guipuzcoa, Bildu y en Álava, el PP. Y a veces se ponen todos de acuerdo. Y hasta la Diputación de Bildu firma acuerdos con el Ministerio de Hacienda para reformar el concierto.

Tertuliano, todo hace pensar que en Euskadi no gobierna ETA, aunque en caso de que se demostrara que Montoro flirtea con ETA por llegar a acuerdos con Bildu, podríamos concluir –siguiendo la inflexible lógica del tertuliano más irredento– que España está gobernada por ETA. Me lo avisen, por favor.

7. Tópicos (II)

En contra de lo que pudiera parecer, en las ikastolas no se enseña a hacer cocktails molotov, eso –como montar la Gürtel o atracar bancos– se aprende en la calle. Yo estudié en una ikastola pública y allí descubrí a Ortega y a Valle-Inclán, también aparecían el Conde de Orgaz y la mezquita de Córdoba, y si quieren les recito del tirón todas las capitales de provincia o los afluentes del Tajo.

Recuerdo que nos obligaban a seguir la Vuelta Ciclista a ¡ESPAÑA! para apuntar las ciudades por las que pasaba la ronda ciclista y aprender geografía a golpe de pedal. Y una tilde mal puesta era pecado mortal. Te pencaban esos malditos terroristas.

8. Lo uno y lo contrario

Durante una época, los tertulianos se dedicaron a repetir que “en democracia, y sin violencia, todas las ideas son defendibles”. Desaparecida la violencia, la frase se convirtió en que “en democracia no todas las ideas son defendibles”. ¿En qué quedamos?

9. Un último favor

Tertuliano, no digas que en Euskadi se come bien cada vez que hablas sobre Euskadi. No hace falta que te tires el rollo, de verdad. Lo único que consigues es que nos suban el precio de los pintxos.

Este artículo fue publicado el 26 de febrero de 2014 en eldiarionorte.es y eldiario.es.